Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sexo

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Todo sobre el trastorno por aversión al sexo

Todo sobre el trastorno por aversión al sexo

El rechazo al sexo, bien sea persistente o recurrente, lleva como nombre trastorno por aversión al sexo, y se da cuando alguien siente una repulsión extrema a intimar con su pareja o cualquier otra persona.

Además de la más obvia, existen otras características de esta afección, como la sudoración intensa, aumento de la frecuencia cardiaca y de la tensión muscular, con tan solo imaginar alguna actividad sexual.

En este sentido, una educación restrictiva, trastornos de la infancia, abusos, entre otros pueden ser las causas que desencadenen este problema. Sin embargo, como la mayoría de las fobias, tiene un tratamiento y se puede curar.

La forma de solucionar este problema va dirigida a suprimir la causa, siempre que sea posible. Cuando la causa es interpersonal está indicada la terapia de pareja, mientras que los cuadros de angustia pueden tratarse con antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la serotonina, inhibidores de la monoaminoxidasa o benzodiacepinas.

El tratamiento conductual se trata de un programa de contacto sistemático con la situación aversiva. En este caso, el sexo.

Para llevarlo a cabo, los especialistas realizan una desensibilización sistemática imaginada o en vivo que consiste en ejercicios de focalización sensorial en los que el paciente se enfrenta progresivamente a la situación que le provoca miedo, en un entorno placentero y sin exigencias, para inhibir la respuesta ansiosa aprendida.

Asimismo, las técnicas de reestructuración cognitiva también se utilizan como tratamiento para este problema, estas se usan para reinterpretar positivamente las cogniciones disfuncionales asociadas al problema del paciente.

Finalmente, este trastorno puede manifestarse de diversas formas, como aversiones especificas al contacto genital, como la aversión a la secreción o penetración vaginal, e incluso, hay quienes muestran repugnancia a los besos o contactos superficiales.

Pero también existen aversiones al contacto genital específicas, como, por ejemplo, aversión a la secreción vaginal o a la penetración vaginal; además, algunos individuos muestran repugnancia por todos los tipos de conducta sexual, incluso los besos y los contactos superficiales.

Con información de Fertilab










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com