Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Rozando el orgasmo femenino.

Rozando el orgasmo femenino.

Rozando el orgasmo femenino. Tan simple y tan complejo a la vez, tan diferente al orgasmo masculino. Vamos a comenzar definiéndolo como la etapa de liberación de la tensión sexual en la que por algunos segundos mente, cuerpo y alma están conectados por un placer intenso y exquisito, donde literalmente ocurre liberación de hormonas como oxitocina y prolactina que generan extremo gozo, calma y alegría. Referida como la "petit mort", es el momento en el cual de forma casi irreversible se abandona y se recupera todo. Con múltiples beneficios para la salud como:

- Disminuye el stress y la ansiedad.
- Es antidepresivo.
- Mejora el sueño y la liberación de hormona de crecimiento durante el mismo.
- Aumenta la circulación sanguínea de todo el cuerpo y piel rejuveneciéndolo.
- Quema calorías (aunque no tantas como publican, sino muchos estuvieran flaquitos).
- Fortalece el sistema inmunológico.
- Mejora las alergias.
- Puede desaparecer cefaleas (así que la excusita del dolor de cabeza no es válida).

Parece mentira que tal placer y beneficios nunca hayan sido experimentados por algunas mujeres. También es común que muchas no lo obtengan durante sus relaciones sexuales (sólo 30% a través de la penetración vaginal), bien sea por desconocimiento de su cuerpo, por tabú, por falta de comunicación o conexión con su pareja o por simple desinterés.

Vamos a comenzar explicando que en la mayoría de los casos, el descubrimiento del orgasmo femenino fue experimental durante la infancia, cuando dichosamente nos dimos cuenta de la existencia del clítoris. Ese bulbo lleno de más de 8000 terminaciones nerviosas que se encuentra en el ángulo superior de la unión de los labios menores y que al ser acariciado y estimulado rítmicamente, proporciona la mayoría de las veces un buen orgasmo. Sin embargo, hay otros sitios susceptibles de ser estimulados en conjunto o alternamente al clítoris que pueden conducir al mismo, ya que poseen ramificaciones nerviosas en común, como son: los labios menores, el punto G (esa área que se arruga con la excitación justo al entrar en la vagina hacia la cara anterior), la pared anterior de la uretra (justo debajo del clítoris), el cuello cervical y fondo de saco vaginal, el ano, las areolas y pezones.

Y es que lo interesante de ser mujer es que las zonas erógenas son muchas en nuestro cuerpo y una de las más poderosas: nuestra mente e imaginación. Definitivamente juegan un rol importantísimo en esa entrega final que significa el orgasmo, muy interesante que hay libros publicados que describen la posibilidad de tener orgasmos como selección natural de la mujer hacia un posible macho alfa de la camada, ya que con este evento se dilata el cuello uterino y se fomentan contracciones vaginales y uterinas responsables de la llevada del semen hacia las trompas para la fecundación. Más allá de esta visión animal, ciertamente el nivel de excitación sexual y la conexión con la pareja definirán la posibilidad de llegar al clímax.

Debemos conocer nuestro cuerpo, no podemos dejar a otro la responsabilidad de nuestro placer, si no nos exploramos, ¿Como esperamos que otro lo haga? Si no somos capaces de darnos placer, ¿cómo esperamos que otro nos lo dé? Cómo sabremos a que niveles podemos llegar si no fuimos capaces de meternos en esa aventura nosotras solitas primero.










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
El Caribe | Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.