Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Investigaciones

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Osteoartritis de rodilla, cuando las rodillas no quieren dar más

Osteoartritis de rodilla, cuando las rodillas no quieren dar más

La técnica de infiltración articular de ácido hialurónico disminuye la rigidez, mejora la función física del paciente e inhibe la degradación del cartílago.

La Osteoartritis (OA), también conocida como artrosis u osteoartrosis, es una enfermedad degenerativa que afecta principalmente al cartílago, la parte de la articulación al final de los huesos que les permite el movimiento. El desgaste del cartílago hace que los huesos friccionen unos contra otros, causando rigidez, dolor y pérdida de movimiento articular. Afecta caderas, manos, rodillas, zona lumbar (espalda baja) y cuello.

Recientemente, el Dr. Federico Navarro, reumatólogo español, Jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Virgen Macarena en Sevilla, España, estuvo en Caracas para hablar acerca del tratamiento de esta afección en la rodilla, la viscosuplementación. Este procedimiento consiste en la inyección de Ácido Hialurónico (AH) dentro de la articulación afectada para restaurar las características y función del líquido sinovial y así mejorar los síntomas derivados de la OA. "El AH es un componente del líquido sinovial y de la estructura del cartílago, el cual se altera en la OA. Muchos estudios ponen de manifiesto que las inyecciones de AH mejoran el dolor, la rigidez y la función física de los pacientes. Nosotros hemos realizado un estudio que demuestra que la inyección repetida en las rodillas produce una mejoría acumulativa, es decir, con cada serie de infiltraciones logramos incrementar la rehabilitación de los pacientes".

Sustituir el AH alterado no sólo lubrica los huesos, también ha demostrado que penetra en el tejido de la articulación y produce efectos farmacológicos que inhiben la inflamación y degradación del cartílago articular.

El Dr. Navarro explicó que hay tres vías de infiltración en la rodilla (interna, externa e infrarotuliana). "Cualquiera de las tres son aceptables, lo importante es que el médico sea un experto en la técnica". Es importante que el tratamiento se base en la educación del paciente, quien debe conocer los métodos de autoprotección de las articulaciones, evitar el sobre uso, ejercitar los cuádriceps, usar bastones de apoyo o muletas. Se pueden usar analgésicos, Antiinflamatorios No Esteroideos (AINEs), derivados de la cortisona y medicación oral, sin embargo, el AH ha tenido una eficacia comparable con los AINEs y demostrado beneficios a largo plazo versus los corticosteroides. Ante esto el Dr. Navarro explicó que "en comparación con los corticoides el AH tarda más tiempo en el inicio de su efecto, pero es más eficaz a largo plazo. Por otra parte, los corticoides no se pueden utilizar en toda la población, las personas diabéticas o con hipertensión arterial, se perjudican con estos medicamentos, ya que se absorben en la articulación y tienen efecto en el metabolismo de los lípidos y glucosa, lo que conlleva a una serie de efectos secundarios indeseables. En cambio, el AH no tiene influencia importante en ninguno de estos parámetros".

El AH es un medicamento que tiene pocas contraindicaciones y muy pocos efectos secundarios y es importante destacar que existe un único tratamiento de viscosuplementación para la OA producido por biotecnología, lo que garantiza su pureza y características químicas idóneas.

(Vía: Tips de Imagen y Comunicación)









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.