Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Guía Infantil

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
No discipline a sus hijos con azotes

No discipline a sus hijos con azotes

Un estudio realizado por expertos de la Universidad de Manitoba demostró que disciplinar a los niños con nalgadas o azotes aumenta el riesgo de depresión, pensamientos suicidas y consumo de drogas, informó el portal de noticias ruso meddaily.ru. El efecto negativo, según los científicos, persiste durante mucho tiempo. El estudio involucró a una muestra de 8 mil 300 adultos, publicó, asimismo, el Daily Mail.

Los participantes respondieron preguntas sobre las experiencias de sus hijos. Los investigadores encontraron que el 55 % de los voluntarios fueron azotados en la infancia. Las personas que fueron castigadas de esta manera tenían un mayor riesgo de depresión y otros problemas. Los científicos creen que las nalgadas afectan la psique y propician el divorcio de los padres.

Existen muchas formas de entender el castigo físico. Muchas formas de explicarlo y definirlo. Sin embargo, hay una que reúne los variados conceptos: el castigo físico es el uso de la fuerza causando dolor, pero no heridas, con el propósito de corregir una conducta no deseable en el niño. Esta definición fue difundida por Save de Children, dentro de la campaña «Educa, no pegues», empleada para la sensibilización contra el castigo físico en la familia, explica el portal especializado guiainfantil.com.

«Si reflexionamos acerca de los motivos que llevan a los padres a pegaren a sus hijos, nos damos cuenta de que carecen de sentido. No justifican la sanción física, y no convencen como forma de educación. Los efectos que produce el castigo físico hacen daño a todos, a padres y a hijos. Por lo tanto su erradicación es una obligación ética», continúa la web española.

Antes de esto, los investigadores de la Universidad de Missouri descubrieron que los niños que sufren un severo castigo tienen más probabilidades de ser agresivos entre las edades de 10 y 11 años. Además, rara vez hacen buenas obras, por ejemplo, ayudar a otros. Por lo tanto, el castigo físico puede afectar en gran medida la naturaleza de los niños.

Con información de meddaily.ru










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com