Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sexo

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Los hombres también pueden ser multiorgásmicos

Los hombres también pueden ser multiorgásmicos

La sexualidad femenina es muy distinta a la masculina, y ese es un parámetro que está bastante claro. Por ejemplo, las mujeres pueden tener varios orgasmos durante un encuentro sexual, mientras se piensa que los hombres solo pueden alcanzarlo cuando eyaculan.

Sin embargo, el científico catalán, Pere Estupinyà, confesó en su libro haber descubierto su potencial multiorgásmico.

Cabe destacar que el especialista practica el sexo tántrico, desde que conoció a la pareja experta de Mark Michaels y Patricia Johnson. A partir de ese momento, Estupinyà buscó cuidadosamente hacer la pregunta sobre la posición multiorgásmica, pues las personas que practican el tantra no les agrada mucho este tipo de preguntas, cuenta el científico, esto se debe a que la importancia para ellos es trabajar en pro de una conexión emocional, física y espiritual con la pareja.

Las relaciones sexuales del método tántrico son verdaderas sesiones duraderas, de alrededor de dos horas o más, pero que su objetivo o finalidad no es tener muchos orgasmos. Sino ir acumulando esta energía sexual, prolongando el momento para que, una vez decidan llegar al clímax, este tenga mucho poder y sea una especie de liberación. Incluso en ocasiones, deciden no culminar, y esta energía se esparce por el cuerpo, dejando una sensación de gran vitalidad.

Ahora usted se preguntará, ¿qué tiene que ver esto con el multiorgasmo masculino?, pues preste atención a la siguiente explicación.

Esta energía contenida se mantiene de manera intensa justo antes de sentir el orgasmo y lo que no saben los hombres es que posiblemente ya sean multiorgásmicos. Esto se nota en lo que el escritor se refiere a «el punto de no retorno», que es cuando los hombres alcanzan un nivel máximo de sensibilidad genital y se siente muy cercano el orgasmo, tanto que por más de que se trate de evitar, ese es el momento clave.

Durante un encuentro apasionado todos los hombres llegan a un momento en el que por más que traten de retener la eyaculación esto se vuelve inevitable. Lo que propone Estupinyà es aprender a controlar los músculos pélvicos que son responsables de la eyaculación. Una sugerencia del texto, es enfocar la energía sexual en el resto del cuerpo y no en los genitales, logrando un orgasmo sin eyaculación, que son menos intensos y el cuerpo queda en un estado de mayor sensibilidad, no obstante, la erección no se pierde ni merma , el hombre puede continuar como renovado y el orgasmo final se experimenta con más intensidad y placer.

Con información de Kienyke










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com