Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sexo

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Lo que debe tener en cuenta del sexo duro

Lo que debe tener en cuenta del sexo duro

Las relaciones sexuales provocan placer a todos, pero eso no significa que a todos guste de la misma forma. Hay personas que prefieren un ritmo suave y otras, más intenso, con juguetes sexuales o sin ellos, en pareja o en orgías, cuando de sexo se trata la variedad no tiene límite.

Sin embargo, cuando se trata de sexo duro, existen muchas dudas sobre lo que es considerado como tal realmente. Según especialistas, no hay una definición de sexo duro ni tampoco unas prácticas en concreto, aunque es probable que al escuchar esta frase usted piense en bofetadas, escupir, que la cama se mueva lo suficiente para golpear con fuerza la pared, entre otros.

Este tipo de acciones, a veces incluso fetichistas o BDSM (Sadismo y Masoquismo), suelen surgir solas en una relación. Alguien lo pide y ambos se ponen de acuerdo. Este sexo se puede practicar tanto en el caso del hombre como de la mujer. Por ejemplo, las felaciones al hombre al estilo «garganta profunda» o agarrar los testículos con fuerza, mientras que en la mujer se trata de pellizcar los pezones o incluso masturbaciones intensas.

Lo que sí se debe aclarar es que el sexo duro puede no ser cómodo para muchas personas. A fin de cuentas es un gusto que tiene alguien, y que en todo caso está obligando a otra persona a la que le gusta poco o no le gusta realizarlo. Al momento del coito se puede hacer más suave o más «penetrante», esta puede ser una buena forma de empezar a tantear el terreno del sexo duro.

Y sobre todo, comunicarse con su pareja, hablar sobre sus gustos y que tan lejos está dispuesto a llegar.

¿Cómo saber si le gusta el sexo salvaje?

Por ejemplo, si durante el acto sexual su pareja le pide que baje la velocidad o que se relaje, entonces es un signo de que ella no quiere sexo salvaje.

Por otro lado si ella alguna vez usa las palabras «duro» o «más adentro» o «más rápido» o si toma la iniciativa de proponer otras alternativas como el sexo anal, entonces por su parte puede intentar, poco a poco, algunas técnicas del sexo salvaje como: nalgadas, pellizcos, dominación, entre otros.

Con información de Buhomag










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com