Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Deporte

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Los calambres en personas sedentarias se pueden producir por problemas vasculares, por estar bajo tratamiento con medicamentos diuréticos o por padecer ciertas enfermedades
La rinitis alérgica o fiebre del heno

La rinitis alérgica o fiebre del heno

El calambre o tirón muscular es la contracción involuntaria y dolorosa de uno o más músculos que se mantiene en el tiempo, apareciendo de forma repentina. No es una lesión que deje secuelas, aunque puede darse periódicamente y/o ser recurrente. Una vez desaparece lo hace totalmente. Un alto de estos que ocurren durante el ejercicio puede ser atribuido a una gran pérdida de líquido corporal así como a la pérdida de electrolitos como el sodio.

El sodio es un importante mineral que interviene en la formación de las señales eléctricas de los nervios que producen los movimientos musculares, y su deficiencia asociada a la de fluidos determina la presencia de músculos irritables. Bajo tales condiciones, un movimiento un poco más intenso puede desencadenar una contractura muscular incontrolable. Una ligera disminución del sodio sanguíneo, determinada por una dieta baja en sodio o una sudoración notablemente profusa, puede causar este cuadro.

No todos los calambres se producen en las mismas circunstancias. No es lo mismo un calambre de un deportista profesional que el calambre de una persona que está plácidamente dormido y a mitad de noche se le ?monta? el gemelo. Como siempre hay que reconocer el origen de la lesión antes de plantearnos el mecanismo de prevención.

Los calambres en personas sedentarias se pueden producir por problemas vasculares, por estar bajo tratamiento con medicamentos diuréticos o por padecer ciertas enfermedades.

En deportistas se puede producir el calambre durante la práctica deportiva o al finalizar la misma y está producida por deshidratación y pérdidas de sales por medio del sudor que hacen que tengamos alteraciones hidroelectrolíticas. En torno a la actividad física hay nuevas teorías como la que asegura que la fatiga y la sobrecarga a la que sometemos los músculos a diario durante el ejercicio, es la única causa del calambre muscular y no la deshidratación.

¿Se puede prevenir?
-Si te ocurren habitualmente por la noche realiza unos breves estiramientos e hidrátate bien antes de acostarte. Si puedes, cena con tiempo para no acostarte durante la digestión, ya que en ese caso hay un alto porcentaje de que la sangre continúe trabajando en ese proceso.
-Si eres deportista y vas a realizar un ejercicio de larga duración, hidrátate durante las dos horas previas a la actividad y durante la misma. Lo mejor es tomar bebidas isotónicas porque ya sabes que no es sólo agua lo que pierdes con el sudor.
-Calienta bien y realiza estiramientos antes de empezar. Procura no hacer esfuerzos para los que no estás preparado físicamente.
- Si estás pasando por pleno calambre, estira suavemente el músculo afectado y llévalo de nuevo a la posición neutra despacio para evitar que se vuelva a producir. Puedes ayudarte colocando calor en la zona para facilitar la relajación muscular. Reponer los líquidos perdidos en este momento no te servirá de mucho, pero igual es recomendable tomar mucha agua para que no se repita este incómodo episodio.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
El Caribe | Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.