Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sexo

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Esta técnica africana promueve poderosos orgasmos

Esta técnica africana promueve poderosos orgasmos

En África Central existe una técnica sexual llamada Kunyaza, que se utiliza para promover poderosos orgasmos femeninos durante el coito y parte de la estimulación del glande a través de los dedos u otro objeto estimulante.

La palabra Kunyaza, es oriunda de los pueblos de Rundi (Ruanda) y deriva del verbo kunyaàra, que significa orinar o el acto de la eyaculación femenina resultado de la práctica.

Lo increíble de esta técnica es que la mujer puede expulsar un litro o más de líquidos vaginales, por lo que el término también puede significar «sexo mojado o húmedo».

Se remonta a la Tercera Dinastía, cuando una reina escogió a un guardia real para tener relaciones sexuales, y éste, muy nervioso con tal responsabilidad, sufrió un gatillazo, pero desarrolló un método alternativo para satisfacerla: friccionando el glande de su pene contra los labios grandes y pequeños y también el clítoris de la reina.

En el kunyaza la mujer es la reina, ella participa cooperando con la pareja escogiendo los estímulos que desea recibir y la intensidad del ritmo que será empleado, también le puede informar a su amante que partes de su vagina estimular.

Puede ser practicado en diferentes posiciones y existen por lo menos dos tipos de estimulación, la externa y la interna.

El hombre se centra en estimular simultáneamente diferentes zonas erógenas femeninas localizadas en la región genital. Recordando que todo nuestro cuerpo es erógeno, caricias complementarias en otras partes del cuerpo serán más que bienvenidas.

Para la estimulación externa, el hombre debe friccionar en ritmo continuo el clítoris con la cabeza de su miembro erecto, moviendo en igual velocidad de arriba abajo o de un lado para otro, pasando sin llegar a penetrar la vulva.

Después de la lubrificación vaginal realizada con los preliminares, el hombre penetra con su pene de forma normal, pero sin llegar a introducirlo del todo. Así el pene también está lubricado para volver a la práctica anterior, con el mismo entre las manos realizando la estimulación externa.

A medida que se va humedeciendo la vagina, el hombre repite los mismos movimientos circulares en la apertura de los labios menores. Luego extiende este movimiento para abarcar el clítoris, los labios menores y la apertura de la vagina.

Mientras que para la estimulación interna, el hombre sujetando el pene con la mano, hace movimientos intravaginales horizontales, verticales y circulares, centrándose en estimular directamente las paredes del canal vaginal, lo que produce más placer que la penetración tradicional.

El hombre puede subir aún más la temperatura si alterna penetraciones superficiales y profundas. Tanto en la estimulación interna como externa, el ritmo y la fuerza de los movimientos es lenta y delicada, y van in crescendo de acuerdo con el progresivo incremento de excitación y lubrificación de las áreas y lo que la mujer vaya solicitando.

Durante el kunyaza, generalmente la mujer tiene una gran eyaculación, que termina por lubricar también el pene del varón.

Con información de Cmueuropa










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com