Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Guía Infantil

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Es posible lograr que sus hijos coman las verduras que más odian

Es posible lograr que sus hijos coman las verduras que más odian

¿Por qué será que todos los niños ven unas espinacas y ponen cara de asco? La situación se repite con las acelgas, puerros, alcachofas o coliflor. Son pocos los que parecen aceptar sin problemas las verduras, los demás se muestran quisquillosos y reacios a comerlas. Los niños prefieren saltarse la comida que contenga alimentos que no les gustan, recibir reprimendas o exponerse a que las madres volvamos a ponerles el plato para merendar o cenar antes que simplemente degustar un plato de verdura.

Una reciente encuesta sobre hábitos alimentarios realizada en Brasil demostró que las verduras son los grandes enemigos de los niños, tanto es así que a un 75% de ellos no les gusta. Las legumbres les siguen con un 66% que se muestran reacios a comerlas. Las razones que dieron los niños eran que no les gustaba su aspecto ni tampoco su sabor, algunos incluso pensaban que era demasiado amargo. Un 11% agregaron a esas razones, que eran alimentos que les resultaban difícil masticar.

No resulta una novedad que a muchos niños un plato de verdura les amargue el día, pero como los padres sabemos que han de formar parte de su dieta, ¿qué podemos hacer? Usted no tendrá que pensar demasiado en las historias que debe contarles para que coman adecuadamente. Hoy le aconsejamos qué decirle a su hijo para que coma estas verduras.

Brócoli. ¡Los tan populares «arbolitos»! Son de forma divertida pero no parece divertido comerlos. Seguramente no será suficiente con que diga que son arbolitos, y hacer un chiste al respecto. Al ser una de las verduras más odiadas por los niños debe mencionar que tienen muchas vitaminas, minerales como el zinc, selenio, azufre, hierro, potasio y calcio, pero explique a su hijo para qué ayudan algunas de ellas, eso lo hará interesante.

Coliflor. ¡Qué sabrosa es la coliflor! Y, sin embargo, muchos niños no pueden ver esta verdura. En usted está que le agarren el gusto. Procure prepararla de manera que resulte atractiva. Al gratén, con mucho queso y salsa bechamel, es una buena opción.

Espinacas. Puede que a Popeye le gusten, pero su hijo no es un marinero. Las espinacas son de las verduras más odiadas por los niños. Sí, seguramente su hijo le dirá: «Mamá, eso parece pasto y no tiene sabor». Antes de obligarlo y hacerle un licuado, opte por decirle que lo ayudará a una mejor digestión, a ser fuerte como su héroe de cómic favorito, y que le dará muchas vitaminas para estar sano.

Lechuga. Otra de las verduras más detestadas por los niños pero que también resulta fácil de darles, porque usted puede hacer que una ensalada resulte deliciosa, añadiéndole un aderezo bajo en calorías. Ayuda a no estar tan cansado o sentir mucha fatiga. Es bueno comer lechuga cuando tiene gripe, resfriado o alguna enfermedad respiratoria.

Zanahorias. Puede que haya tratado de convencer a su hijo, aduciendo que mejorará su vista y lo hará crecer sano y fuerte, pero estos argumentos no funcionan siempre. Lo bueno de las zanahorias es que usted puede incluirlas en un guiso, cortadas en cuadritos, o ralladas para una salsa baja en calorías.

Con información de guiainfantil.com – salud180.com










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com