Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sociedad

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
La adicción al trabajo, como cualquier otra, supone un grave riesgo para la salud y la estabilidad tanto propia como del entorno más cercano
Eres adicto al trabajo...

Eres adicto al trabajo...

A continuación, una lista de comportamientos y circunstancias que la vida de un adicto al trabajo puede presentar. Cuantos más te sean aplicables, más probabilidades tienes de ser tú mismo un adicto al trabajo:

-La gente cercana a ti te suele acusar de dedicarle más tiempo y atención al trabajo que a ellos.
-Habitualmente usas la presión del trabajo como excusa para evitar a la gente y no responder a sus expectativas de dedicación.
-No tienes tiempo para disfrutar de lo que consigues con tu trabajo. Otros disfrutan más de tus ingresos y tu nivel de vida.
-Prefieres estar solo y dedicarte a trabajar que pasar tiempo con otra gente.
-Te encuentras pensando en el trabajo todo el tiempo, incluso cuando haces actividades que no tienen que ver con él.
-Tus conversaciones suelen girar sobre asuntos de trabajo.
-Cuando no estás trabajando, te sientes inquieto y aburrido. Volver a trabajar es como "volver a casa"
-Normalmente te despiertas varias veces durante la noche, o te cuesta irte a dormir, porque tu mente está ocupada pensando en temas de trabajo.
-En periodos de carga de trabajo más suave, sientes la necesidad de buscar más trabajo para llenar el vacío.
-Renuncias a descansar cuando se supone que debes hacerlo: por las noches, fines de semana, vacaciones, prefieres no perder el tiempo y trabajar
-Sientes que, si no haces tú el trabajo, las cosas no saldrán como deben. No delegas porque los demás no podrán hacerlo bien
-Permaneces en todo momento atento al teléfono celular o al correo electrónico, incluso fuera del trabajo.
-Cuando estás trabajando, el tiempo se pasa muy deprisa.
-Eres impaciente y miras con frecuencia el reloj.
-Eres altamente competitivo, incluso en actividades puramente lúdicas como los deportes en familia.
-Juzgas a las personas por el valor que tienen para tu negocio o actividad.
-Nunca estás satisfecho con tus logros laborales. Siempre tienes la molesta sensación de que deberías haber hecho algo más.
-Sabes que tu vida no está equilibrada, pero siempre encuentras una justificación para ello. Quizás en el futuro lo cambies, pero no ahora.
-Tu trabajo te define, sin él no te sientes una persona completa.
-La idea de no trabajar, o de jubilarte, te aterra. No puedes imaginar qué harías si no trabajases.

¿Qué hacer para superarlo?
- Fija horarios establecidos para el trabajo y cúmplelos, lo mismo para los tiempos de descanso.
- Además, es importante que te organices para cumplir con tus obligaciones en el trabajo, fíjate metas alcanzables.
- Si sientes que las tareas te sobrepasan, permítete contar con la ayuda de tus compañeros de trabajo o superiores.
- Otra buena alternativa es buscar actividades extra programáticas, ya sea sólo o acompañados para tener tiempos de diversión y descanso, de manera que el trabajo no se transforme en la única filosofía de vida.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
El Caribe | Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.