Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Nutrición

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Entérese cuáles son las escalas del hambre

Entérese cuáles son las escalas del hambre

Actualmente existe una escala de siete puntos que mide las diferentes etapas de la saciedad. Los coach nutricionales la utilizan con frecuencia para ayudar a conectar el cuerpo y saber cuándo realmente se necesita comer.

Mayormente comer es una actividad automática: siente un poco de hambre y come, sin detenerse a pensar «¿realmente tengo hambre? ¿necesito comer? ¿o sólo tengo sed?». Asimismo, también puede suceder que en la mesa siga ingiriendo alimentos sin escuchar a su cuerpo o verificar si ya está satisfecho.

Lo bueno de esta pirámide, es que le ofrece unas pautas para entender las señales que le envía su cuerpo. Más que nada contribuye a evitar tener situaciones de mucha hambre o de sentirse demasiado lleno, llevándolo a comer más conscientemente y de forma inteligente.

Ahora bien, esta pirámide se divide en siete fases, y si quiere saber si realmente necesita comer o dejar de comer según las escalas del hambre, preste atención a la siguiente lista:

1. Si su cuerpo necesita nutrientes, usted esta físicamente débil o cansado.
2. Si siente hambre voraz, está realmente hambriento.
3. Se siente bien o ligeramente hambriento, usted esta neutral o algo hambriento.
4. Si ha comido de forma adecuada y se siente bien, está satisfecho.
5. Ha comido más de lo que necesitaba, significa que está lleno.
6. Si ha comido rápido, mucha cantidad y de forma caótica, seguramente estará hinchado.
7. Su cuerpo no acepta tanta comida y necesita expulsarla, probablemente presente nauseas.

Lo ideal es empezar a comer cuando se está en un nivel 3. Es decir, cuando comienza la sensación de hambre o incluso cuando no se detecta claramente, pues en este momento no se sienten molestias ni incomodidad.

Asimismo, lo mejor sería parar en el número 4, cuando se siente satisfecho. Existe una gran diferencia entre sentirse satisfecho y sentirse lleno; por ejemplo, en el primer caso se experimenta un bienestar general, se disfrutan los sabores, texturas y aromas de los alimentos y se siente un gran placer. Por otro lado, en el segundo caso, se ha dejado de disfrutar la comida, y le invade una sensación de «comer a la fuerza», aquí existirá un rechazo del cuerpo a seguir ingiriendo.

Con información de Farmasalud










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com