Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Guía Infantil

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Enfrente de manera efectiva los berrinches de sus hijos

Enfrente de manera efectiva los berrinches de sus hijos

Las rabietas son parte de la vida diaria de algunos niños, aunque pueden ser menos frecuentes en otros. Entre los 2 y los 3 años es el período de mayor despliegue de berrinches en los chicos ¿Cómo debemos actuar frente a un berrinche? Se tira al suelo, patalea, llora y grita sin parar. Las rabietas y los berrinches como respuesta a algún tipo de frustración se dan con mayor o menor frecuencia. Esta actitud, que puede hacer perder los nervios a muchos progenitores, más si tiene lugar en un espacio público, debe corregirse lo antes posible para evitar que se convierta en un arma en manos de los niños para lograr todo lo que se proponen.

Los adultos deben ejercitar su paciencia en esta etapa, pero, a la vez, mantener la firmeza. Si uno de los padres pone un límite, este debe ser sostenido y respaldado por el otro. En el caso de que haya desacuerdo, ese será un tema de discusión posterior y fuera de la vista de los chicos. De esa charla puede surgir algún acuerdo para situaciones futuras.

También hay que ser muy cuidadoso con los familiares o amigos que puedan presenciar el berrinche y que, mientras uno de los padres pone el límite, traten de evitarlo diciendo, por ejemplo, «Pobrecito, déjalo, por un caramelo no va a perder el hambre para la cena». En esos casos hay que ser firmes y ponerles límites también a los adultos, dejando claro, de la mejor manera posible, que los que educan son los padres. En algunos casos puede ser conveniente retirarse a otra habitación o salir a la calle a dar una vuelta con el niño para poder estar a solas.

Rocío Ramos-Paúl, psicóloga y conductora del programa televisivo Supernanny, señala que estas situaciones no son algo fuera de lo normal: «Se tienen que dar, puesto que los niños hacen estas cosas porque no saben contar qué les pasa». Por eso, la psicóloga apunta que la labor de los padres es «guiar su comportamiento y enseñar al niño que esa no es la forma adecuada de expresar su enfado, cansancio o malestar», publica el portal consumer.es.

El objetivo debe ser que el niño comprenda que ni con llantos ni con pataleos se consiguen las cosas. De este modo, la principal premisa que deben atender los padres es no ceder, es decir, no claudicar y darle lo que pide para demostrarle así que su estrategia no funciona y que la próxima vez que la utilice ocurrirá lo mismo.

Con información de consumer.es y planetamama.com.ar










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com