Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sociedad

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
El apasionante encanto que devela Marruecos

El apasionante encanto que devela Marruecos

Una de las experiencias más exquisitas de viajar es el adentrarse en el conocimiento in situ de nuevas culturas, por lo que el turista curioso seguro disfrutará de conocer el enigmático Marruecos.

Está situado al norte del continente africano y bañado por el mar Mediterráneo y el Atlántico, ubicación privilegiada que da al país una heterogeneidad geográfica única.

En medio millón de kilómetros cuadrados habitan alrededor de 33 millones de personas que hablan árabe, beréber, dariya, tarifit, tashelhit, francés y hasta español, quienes además son apegados a sus tradiciones culturales y religiosas que guardan con celo, por lo que visitarlos requiere de cierto conocimiento de estas, a fin de hacer la estadía inolvidable.

El estilo de vida marroquí es muy propio del sentir islámico, aunque con algunos atisbos de flexibilidad. Sin embargo, los hombres dominan la escena pública, por lo que la segregación estricta de los sexos puede parecer extraña al visitante.

La ciudad imperial de Rabat es capital y centro administrativo de Marruecos. Su ambiente es una mezcla del pasado histórico y de la modernidad del presente. Está en la costa atlántica, en la desembocadura del río Bu Regreg. Desde su fundación en el siglo XII, ha sido escenario de batallas contra los españoles, por ello atesora edificios emblemáticos como la Torre Hassan y la Kasbah des Oudaias. Pasando el río está la antigua ciudad de Salé, donde el pasado parece haberse detenido.

Dentro de las experiencias por descubrir se encuentran los mercados o medinas que están en casi todo el territorio, tanto en Rabat como en otras ciudades importantes: Asilah, Chefchaouen, Fez, Marrakech, Tánger y Tetuán, donde se puede adquirir desde una bella pieza de artesanía de la zona para decoración de interiores o para el uso en la gastronomía, hasta alfombras o uno que otro souvenir autóctono. También destacan en joyería, alfarería, tallas en madera y en marroquinería (industria de la confección de bolsos, carteras, billeteras).

La gastronomía marroquí es un punto de honor, por ello degustarla es un placer obligado de la visita. Es considerada rica y diversa, con influencias mediterráneas, de Oriente Medio, africanas y turcas. Está esencialmente dominada por las manos femeninas, lo que la hace casera, llena de especies y sabores únicos. Comer una bastela (hojaldre hecho con masa filo rellena a base de cebolla, carne de paloma o de pollo, perejil y almendras), cuscús (hecho con semolina), el mechui de cordero y el djej mcharmel (preparado de carne o pollo, limones encurtidos y olivas), son infaltables en la lista de qué comer en Marruecos.

La geografía de Marruecos lo hace un lugar privilegiado para el turismo. En el país se diferencian cuatro zonas: la norte entre las montañas del Rif y la costa, con un clima mediterráneo de veranos templados e inviernos frescos y húmedos; el centro, con temperaturas altas en verano (por ejemplo en Marrakech la media puede llegar a 38 grados) y neutrales en invierno. Hacia el sur el clima es desértico, con veranos que superan los 40 grados de temperatura e inviernos con niveles más agradables. Las zonas de montañas son de temperatura fría, llegando por debajo de los cero grados en invierno.

Recomendaciones:

- La mejor época para visitar el país es la primavera, en la que el clima es más estable. Sin embargo, en el verano la zona costera en muy demandada. Si se coincide con otoño o invierno, el sur es lo recomendado: Marrakech y la zona del desierto.

- La forma más tradicional de llegar es en avión. Los aeropuertos más comunes son los de Casablanca, Fez, Marrakech y Tánger. También el barco es muy usado, por sus costos, sobre todo para los turistas que conectan desde España. Marruecos cuenta con varios puertos, el de Casablanca, donde paran los cruceros para realizar excursiones de un día, hasta el de Tánger donde entran la mayoría de los turistas y marroquíes cruzando el estrecho de Gibraltar.

- El transporte local es bastante bueno. Tienen una red ferroviaria que conecta las principales ciudades del norte, la costa y Marrakech. Cuenta con autobuses y taxis turísticos que hacen amigable la movilidad interna. Si el recorrido es amplio, se puede optar por alquilar un vehículo.

- La arquitectura marroquí es todo un deleite; tanto las medinas, las casas particulares, los restaurantes como las mezquitas tienen siempre detalles únicos. Los tableros pintados y esculpidos para la decoración interior junto con los azulejos siguen siendo muy empleados en la ornamentación de interiores en edificios religiosos y casas adineradas.

- Las tradiciones y costumbres en Marruecos son muy propias y particulares para quienes provienen de Occidente, por lo que la recomendación es asesorarse al respecto antes de llegar al país, a fin de hacer del viaje una experiencia agradable. Importante es documentarse sobre el calendario de fiestas, ya que las costumbres religiosas prohíben la realización de algunas actividades en esas fechas.

- Para entrar al país se requiere tener pasaporte vigente con al menos 6 meses de caducidad. La estancia turística puede ser de máximo 90 días, renovables por tres meses más, previa aprobación de la oficina de Inmigración o Bureau des Etrangers. Para mayor información consulte: a target="_blank" href="http://www.turismomarruecos.net/info-practica/informacion/informacion-practica/documentacion-necesaria-para-viajar-a-marruecos.html">http://www.turismomarruecos.net/info-practica/informacion/informacion-practica/documentacion-necesaria-para-viajar-a-marruecos.html

Con información de www.sientemarruecos.viajes y www.ikuska.com










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com