Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Dígale no a la dependencia emocional

Dígale no a la dependencia emocional

La dependencia emocional es un estado psicológico que se manifiesta en las relaciones de pareja, familia o amistades. En muchas ocasiones se piensa que la felicidad depende de los demás, esta situación afecta de forma negativa la autoestima y también a la salud física/mental.

La búsqueda de afecto es otra señal muy común en las personas dependientes, teniendo deseos obsesivos de exclusividad en la relación y dándole prioridad a su pareja en todo momento. Son inseguros, sufren de ansiedad, depresión, celos, entre otras características que suelen ser enfermizas.

Cada individuo tiene el poder sobre su vida y decide cuáles situaciones quiere vivir y cuáles no. Por eso si se considera una persona con dependencia emocional, la decisión al cambio está solo en sus manos y en la fuerza de voluntad que tenga para esto.

Puede comenzar con reconocer que tiene un problema y de forma inmediata buscar apoyo, lo más recomendable es la ayuda psicológica, pues se trata de un profesional que guía con una serie de pasos que usted debe seguir, como por ejemplo:

1. Realizar actividades que le distraigan o enriquezcan como ser humanos (inscribirse en el gimnasio, realizar un curso nuevo, estudiar otro idioma), luego debe fortalecer su autoestima; reconocer que vale oro, que es un ser único, comenzar a quererse, aceptar todas sus virtudes y defectos, sacar provecho de eso y ¿Por qué no? Puedes realizarse un cambio de look, leer un libro nuevo, conocer nuevas personas, comprar esa prenda de ropa que vio unos días atrás en su tienda favorita, entre un sinfín de planes que le hagan sentir bien.

2. También es muy importante tener comunicación con la persona por la cual se convirtió en dependiente. Pueden conversar sobre las inquietudes que tenga de manera pacífica y si cree que de verdad no existe ninguna esperanza, entonces ármese de valor y suelte. Con esto llegamos al último punto que es aprender a estar solos, a convivir con la soledad para que posteriormente esté realmente preparado para querer o para convivir con otras personas.










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com