Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Guía Infantil

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Conozca los pros y contras de dormir con su bebé

Conozca los pros y contras de dormir con su bebé

Para quienes acaban de convertirse en padres, la llegada de la noche puede ser un auténtico suplicio. En principio, la habitación tiene un nuevo inquilino que no sólo se despierta cada tres horas para comer, sino que, además, tiene el horario invertido. Es por ello que la hora de dormir, descansar e intimar se trastoca ante la presencia de este invitado especial. Y es verdad que cada familia tiene sus métodos; no existe una fórmula mágica para afrontarlo, de manera que todos sean felices.

«Las opiniones sobre el tema son variadas y no hay consenso entre médicos, terapeutas y progenitores», asegura el portal mejorconsalud.com. El tema es tan controvertido que se han creado agrupaciones en favor del sueño o cama familiar. Pero, ¿es correcto que un bebé cohabite en el dormitorio de los padres? El asunto es más complejo de lo que la mayoría piensa. Convivir a tiempo completo con los bebés en la habitación matrimonial tiene pros y contras.

Un niño que duerme cerca de sus progenitores tiene mayores probabilidades de supervivencia. Al estar tan próximo, será sencillo detectar y responder ante complicaciones médicas de alto riesgo, como el ahogamiento. Además, es evidente que las personas sienten mayor tranquilidad pudiendo vigilar de cerca a sus chiquillos.

Pero, las parejas con niños en la alcoba podrían dormir menos. Aun cuando la cercanía debería garantizar tranquilidad y mayor descanso a los progenitores, en algunos casos el estado de alerta se incrementa. Si el niño duerme en la cama, sus patadas y demás movimientos involuntarios serán un obstáculo para conciliar el sueño. Quienes terminan pagando las consecuencias son los padres, que se levantan temprano para ir al trabajo.

Y quizá se duerma menos, pero facilita, asimismo, la lactancia. Está demostrado que amamantar de noche favorece la circulación de prolactina, hormona que estimula la producción de la leche materna. El resultado: mayor cantidad de leche para el niño durante el día. La toma nocturna es efectiva para combatir la baja secreción de alimento materno, conocida científicamente como hipogalactia.

Con información de mejorconsalud.com










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com