Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sexo

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Concéntrate en tocarte

Concéntrate en tocarte

El autoerotismo va más allá de la masturbación, aunque ambos indican placer y coito, el erotismo le agrega esa parte seductora que impulsa a descubrir más zonas erógenas de nuestro cuerpo.

Sigmund Freud partió del concepto del sexólogo Havelock Ellis, para definir el Autoerotismo como "Una manifestación de la pulsión sexual, que no recurre a otras personas u objetos exteriores, sino que se satisface en el cuerpo propio del sujeto".

Para el sexólogo del Grupo Médico Roelimor, Gerardo Giménez, el autoerotismo se basa en las prácticas sexuales con las que un individuo se autoestimula para obtener sensaciones placenteras, además de activar su respuesta íntima y conseguir el orgasmo, y las satisfacciones deseadas en conciencia plena.

"Aunque la masturbación es considerada la práctica autoerótica por excelencia y se considera sinónimo de Autoerotismo, este va más allá de la mera manipulación de los genitales. El Autoerotismo abarca a todo el cuerpo, en especial sus zonas erógenas extra genitales (las personas pueden tener algunas muy particulares), y también el uso de aditivos sexuales, nombre que en la sexología hemos asignado a los llamados juguetes sexuales", dijo Giménez. El especialista asegura que existe una gran diferencia entre la definición que planteó Freud y la de Ellis.

"No es que la teoría de Freud descarte los juguetes sexuales e incluso cualquier otro objeto destinado a la estimulación corporal. Al decir objeto, Freud se refiere a personas. Debemos hacer hincapié en el prefijo auto de la palabra en cuestión. La gran diferencia entre ambas definiciones o teorías, radica en que Freud ubica el origen de las práctica autoeróticas en la niñez, por las pulsiones sexuales experimentadas en esa edad", expresó el psicoterapeuta.

Entre las formas más comunes de practicar el Autoerotismo, el médico destaca la masturbación; autocaricias; autobesos; autolamidas; coito digital, tanto vaginal como anal; coito con aditivos sexuales; uso de dispositivos vibradores; fricción; hidroestimulación; autocoito; autofellatio (autofelación) y la autocunnilingus.

¿Riegos o beneficios? Según el especialista consultado, practicar el autoerotismo puede traer consigo más beneficios que riesgos, ya que ayuda a la persona a identificar sus zonas erógenas, conocer su respuesta sexual y su fisiología.

"Es importante porque permite al individuo reconocer el tipo de estimulación preferida de acuerdo a la efectividad de la misma. Se trata de una forma de evitar la infidelidad, mantener el contacto de la persona consigo misma, mejorar la autoestima, satisfacer el deseo sexual, reafirmar su independencia, tanto personal como sexual, y evitar la dependencia y apego hacia otras personas", comenta el sexólogo.

¡Hazlo!

Para la práctica, el sexólogo Gerardo Giménez recomienda: 1. Ubicarse en un lugar cómodo con la iluminación y temperatura adecuadas.

2. Tener a mano todo aquello que le permita sentirse bien (incluidos artículos de aseo personal y vestimenta).

3. Estar seguros de que no serán interrumpidos.

4. Concentrarse en las sensaciones obtenidas, para lograr la satisfacción deseada y buscada.

5. Asesorarse con especialistas en el área de la sexología.

6. Leer sobre prácticas sexuales como las asiáticas y orientales de autoestimulación.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
El Caribe | Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.