Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Cómo sortear las trampas del amor

Cómo sortear las trampas del amor

Caer en una relación tóxica es más común de lo que usted imagina. Incluso si hasta ahora se ha tratado en buenos términos con su pareja, él o ella podría darle una sorpresa algún día, pues nunca terminamos de conocer a las personas que amamos. Sí, los asuntos del amor pueden ser complicados. Este es uno de los lamentos más escuchados. Pero, ¿por qué es tan difícil permanecer estable en una relación? ¿Por qué se tienden a cometer una y otra vez los mismos fallos? En un artículo para el portal de noticias español efesalud.com, el doctor en psicología Iñaki Piñuel aborda cómo sortear las trampas del amor y sugiere algunas claves para conocer por qué fallan las relaciones.

¿Es el amor tan complicado? ¿Por qué es difícil obtener, mantener y sostener una relación de pareja? Iñaki Piñuel, doctor en psicología, psicoterapeuta, investigador y divulgador, lleva treinta años trabajando con víctimas de acoso, mobbing, bullying y de relaciones con psicópatas integrados. Su último libro, Las 5 trampas del amor. Por qué fracasan las relaciones y cómo evitarlo, dedicado a sus alumnos de la Universidad de Alcalá, es una guía para sobrevivir a las crisis de parejas recurrentes. Piñuel explica por qué ciertas relaciones fracasan y ofrece salidas al entrampamiento amoroso.

«Aquellos que pretenden estar enamorados de por vida se lo tienen que replantear porque biológica y neurológicamente es imposible. El enamoramiento no dura más de 18 meses». Las salidas a las trampas del amor están descritas sobre la base de «uno de los descubrimientos más modernos», dice este autor. Se trata del funcionamiento de las neuronas espejo, investigado por antropólogo francés René Girard (1923-2015).

Las 5 trampas del amor se corresponden con los cinco grandes problemas que llevan y abocan a las relaciones humanas «a terminar con un enorme sufrimiento para ambas partes». Triángulos de amor, amores imposibles o prohibidos… Los patrones que a continuación se mencionan abundan en la literatura universal.

Trampa 1: El robanovias o la robamaridos. Estar bajo esta trampa implica que a la víctima le resulten irresistiblemente atractivas las parejas de sus amigos más cercanos. En realidad, quien ha caído en este entrampamiento amoroso no se siente verdaderamente enamorado, sino que está bajo el efecto mimético de copiar lo que otro ha deseado primero.

Trampa 2: El curioso impertinente o eterno marido. Consiste en el deseo de ser deseado por los demás. Para ello, sus relaciones deben provocar la envidia de los demás, para lo cual procurarán airear lo maravillosas y perfectas que son sus parejas. El problema surge cuando aparece un elevado número de contrincantes y surgen los celos que ellos mismos se han encargado de generar.

Trampa 3: La misión imposible, donjuanes y mesalinas. Quien se siente aquejado por esta trampa, se verá incentivado por aquella persona que más se le resista y se le muestre más imposible, lejana o inalcanzable. Sin embargo, acabarán destruyéndose puesto que necesitarán ir incrementando el nivel de exigencia para reforzar su autoestima.

Trampa 4: La coqueta o el chico malo. En este caso la trampa radica en que la víctima se siente atraída por aquellas personas que se presentan distantes y lejanas. Esas personas, conocedoras del mecanismo mimético, tenderán a «desearse a sí mismos de un modo intenso y exclusivo» para inducir en el otro la imitación. Se activará la copia de ese deseo por parte de la víctima.

Trampa 5: El mártir del amor. Esta trampa radica en confundir ser «necesitado» por la pareja con ser «amado» por ella. La víctima, ingenua y bonachona, será usada por el otro como un mero objeto destinado a su egoísta servicio. El pagafantas terminará por autoanularse en su labor de dedicación y servicio hacia su pareja porque «necesita que le necesite».

Habrá quienes no se sientan reflejados en los patrones de comportamiento anteriormente descritos. No obstante, advierte Piñuel que el hecho de que «hayas tenido 20 años de tranquilidad en una relación de pareja estable y feliz, no quiere decir que en un determinado momento no puedas caer en una trampa mimética».

Con información de efesalud.com










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com