Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Deporte

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Cómo afecta el running al suelo pélvico

Cómo afecta el running al suelo pélvico

Correr está de moda y además es uno de los deportes más baratos, pero tiene incidencias positivas y negativas en nuestro cuerpo.

El running puede mejorar desde la frecuencia cardíaca hasta la disminución de la presión arterial, pasando también por los beneficios psicológicos para el corredor.

Sin embargo, en el caso de las mujeres, hay una parte del cuerpo que puede verse afectada de forma negativa por esta práctica, y esta es el suelo pélvico.

El suelo pélvico está integrado por unos cuantos músculos situados en la parte baja de la pelvis cuya función es la de dar soporte a los órganos que se encuentran en esa zona como la uretra, el útero y los intestinos.

Tonificar esta área previene problemas como la incontinencia urinaria o el prolapso genital, que hace que los órganos de la zona pélvica desciendan debido a una falta de soporte muscular.

Al correr, está realizando una actividad de alto impacto en la que se genera y se absorbe una gran cantidad de energía con cada paso. Durante la fase de aterrizaje, cuando su pie entra en contacto con el suelo, genera un impacto que es devuelto y que puede ser absorbido, en parte, por nuestro calzado, si llevamos una buena amortiguación. Sin embargo, parte de este impacto pasa a sus articulaciones, especialmente a las rodillas, y desde allí sube hasta su tronco, afectando de este modo a nuestra su espalda y suelo pélvico.

Durante una carrera podemos recibir entre 6.000 y 10.000 impactos en nuestro suelo pélvico, cada uno de ellos hace que aumente la presión en su zona pélvica, y la musculatura del suelo pélvico es la encargada de amortiguarla. Este exceso de presión y la exposición durante un largo período de tiempo es la que hace que la musculatura del suelo pélvico se debilite.

Sea cual sea su nivel como corredora, siempre va a ser beneficioso que combine el entrenamiento de running con un entrenamiento del suelo pélvico que puede realizarse de distintas maneras.

Se recomiendan los ejercicios de Kegel, pilates y la gimnasia hipopresiva, de esta manera no tendrá que dejar de correr, sino que podrá seguir haciéndolo al tiempo que fortalece el área genital.

Con información de Vitónica










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com