Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Viva su tristeza

Viva su tristeza

El sentimiento de tristeza no es el de los más agradables que digamos, es el ingrediente perfecto para un cuadro de depresión, nos baja el ánimo y nos aflige, pero, de lo no tan bueno también se puede sacar provecho y afrontar las desdichas también es importante para la vida, porque nos hace valorar aún más las alegrías.

En una nota de la edición argentina de la revista Selecciones parte de esto, para afirmar que "todas estas emociones tienen algo que enseñarnos acerca de nosotros mismos, y sin ellas jamás sabríamos lo que es la felicidad".

Cuando nos sentimos tristes o desanimados, llegamos a pensar que la vida es cruel o injusta, así que es fácil entender por qué, en esos momentos, la felicidad nos parece la mejor meta de vida o el estado "natural" por alcanzar. Sin embargo, eso pasaría por alto una importante verdad sobre la experiencia humana: la tristeza es una emoción tan autentica como la felicidad. Los momentos de dicha y alegría, y también la sensación más profunda de bienestar que a veces nos envuelve, solo tienen sentido porque representan un agudo contraste con nuestras experiencias de decepción, sufrimiento y tristeza, o incluso con esos momentos en que nos sentimos atrapados en una tediosa rutina.

Existe el peligro real de que empeoremos las cosas si ponemos demasiado énfasis en "el pensamiento positivo", y no el suficiente en vivir con valentía, bondad e incluso con nobleza ante todos estos cambios. Me temo que hasta el concepto de "felicidad" está adquiriendo un significado nuevo como consecuencia de nuestra obsesión por el control: tendemos a considerar la dicha como una señal de que tenemos todo "controlado", lo cual implica que la tristeza indicaría lo contrario, como si pudiéramos elegir estar felices o tristes, explican en Selecciones.

"Pensar positivamente es mejor que pensar negativamente. Sin embargo, pensar en forma realista es algo todavía más deseable, y ser realista significa comprender que la riqueza de la vida radica en una interacción constante entre luces y sombras".

Cuando estamos tristes, lo primero que nos dicen nuestros amigos y familia es que subamos el ánimo, pero como bien dicen en la nota que menciona a Marcel Proust, "Sanamos de un sufrimiento sólo al experimentarlo en su totalidad". Muchas personas aseguran que su mayor crecimiento y desarrollo como seres humanos han provenido del dolor y del pesar, no del placer. Así que, cuando necesitamos sentirnos tristes, es un error tratar de apresurar el proceso de sobrellevar nuestro sufrimiento, decepción o pena. La felicidad por lo general nos llega en momentos súbitos y fugaces; en cambio, asimilar nuestras emociones más sombrías nos lleva tiempo, culmina sabiamente la nota.

(Vía: Selecciones Argentina)









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.