Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Investigaciones

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Una enfermedad poco conocida

Una enfermedad poco conocida

El Dr. Steve Peters, neumólogo e intensivista de Mayo Clinic y autor de una reciente visión general sobre la sepsis publicada en la revista médica Mayo Clinic Proceedings, explica que este síndrome es una enfermedad en la cual el cuerpo tiene una respuesta grave a bacterias u otros microorganismos, en uno de cada tres casos, puede causar la muerte. Esta respuesta se puede denominar síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS).

Causas

Los síntomas de la sepsis no son causados por los microorganismos en sí. Los productos químicos que libera el cuerpo causan la respuesta. Una infección bacteriana en cualquier lugar del cuerpo puede activar la respuesta que conduce a la sepsis.

Los sitios comunes donde una infección podría comenzar son:

1. El torrente sanguíneo.

2. Los huesos (común en los niños).

3. El intestino (generalmente se ve con peritonitis).

4. Los riñones (infección de las vías urinarias altas o pielonefritis).

5. El revestimiento del cerebro (meningitis).

6. El hígado o la vesícula biliar.

7. Los pulmones (neumonía bacteriana).

8. La piel (celulitis).

En pacientes hospitalizados, los sitios comunes de infección incluyen las vías intravenosas, las heridas quirúrgicas, los drenajes quirúrgicos y los sitios de ruptura de la piel conocidos como úlceras o escaras de decúbito.

Síntomas

Se presenta una caída de la presión arterial, ocasionando shock. Los sistemas corporales y órganos principales, entre ellos los riñones, el hígado, los pulmones y el sistema nervioso central dejan de funcionar apropiadamente debido a una circulación insuficiente. Un cambio en el estado mental y la respiración muy rápida pueden ser los primeros signos de sepsis.

En general, los síntomas son:

1. Escalofríos.

2. Confusión o delirio.

3. Fiebre o temperatura corporal baja (hipotermia).

4. Mareo debido a hipotensión arterial.

5. Latidos cardíacos rápidos.

6. Temblor.

7. Erupción cutánea.

8. Piel caliente.

9. También se puede presentar sangrado o hematomas.

Pruebas y exámenes

El médico examinará a la persona y le hará preguntas acerca de la historia clínica. La infección se confirma generalmente por medio de un examen de sangre; sin embargo, es posible que éste no revele infección en personas que han estado recibiendo antibióticos. Algunas infecciones que pueden causar sepsis no se pueden diagnosticar por medio de un examen de sangre.

Otros exámenes que se pueden hacer:

1. Fórmula leucocitaria.

2. Gasometría arterial.

3. Pruebas de la función renal.

4. Conteo de plaquetas y productos de degradación de la fibrina para verificar riesgo de sangrado.

5. Conteo de glóbulos blancos.

Tratamiento

A una persona con sepsis la tienen que hospitalizar por lo general en una unidad de cuidados intensivos (UCI). Los antibióticos por lo regular se administran por vía intravenosa.

Se administra oxígeno y grandes cantidades de líquidos intravenosos.

Otros tratamientos médicos abarcan:

1. Medicamentos que aumenten la presión arterial.

2. Diálisis si hay insuficiencia renal.

3. Un respirador (ventilación mecánica) si se presenta insuficiencia pulmonar.

Expectativas

La sepsis a menudo es potencialmente mortal, sobre todo en personas con un sistema inmunitario debilitado o con una enfermedad prolongada (crónica). El daño causado por una disminución en el flujo sanguíneo a órganos vitales como el cerebro, el corazón y los riñones puede tomar tiempo para mejorar. Puede haber problemas a largo plazo en estos órganos.

No todos los pacientes sobreviven a un episodio de sepsis.

Prevención

1. El riesgo de sepsis se puede reducir al tener todas las vacunas recomendadas.

2. En los hospitales, el cuidadoso lavado de las manos puede ayudar a prevenir las infecciones para que se desarrolle la sepsis.

3. El retiro oportuno de las sondas vesicales y las vías intravenosas cuando ya no se necesitan también pueden ayudar a prevenir infecciones que conducen a esta enfermedad.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.