Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Un cerebro predictivo

Un cerebro predictivo

Están ya aquí las disciplinas científicas que estudian lo prospectivo. Proponen que, según modelos matemáticos y sociales, es posible predecir en cierta manera qué nos espera en el futuro próximo. Como decía un gran profesor de sociología, Méndez Orozco: ¿es posible la conducción científica de la sociedad?...

Recientemente, el grupo MIND, fundado por el filósofo Thomas Metzinger de la Universidad Johannes Gutenberg, Mainz, Alemania, creó el Proyecto Open MIND para publicar artículos de destacados investigadores. Inusualmente, los documentos se publicaron en formatos electrónicos de acceso abierto. El primer volumen, que abarca todo, desde la naturaleza de la conciencia hasta el sueño lúcido, fue un éxito calificado.

El segundo tomo, Filosofía y Procesamiento Predictivo, es un compilado de 26 artículos originales que se centran en la teoría influyente en su título, argumentando que nuestros cerebros están constantemente haciendo predicciones sobre lo que percibimos. Para hacer predicciones más precisas, nuestros cerebros modifican sus modelos internos del mundo o fuerzan a nuestros cuerpos a moverse, de modo que el ambiente externo vaya en línea con las predicciones. Esta idea unifica la percepción, la acción y la cognición en un marco único.

Una de las claves de la teoría del procesamiento predictivo es que propone desafiar la sensación intuitiva de que nuestros cerebros reciben información pasivamente (a través de nuestros sentidos) y crean percepciones de lo que realmente existe. En cambio, el procesamiento predictivo sostiene que la percepción, la acción y la cognición son el resultado de cálculos en el cerebro que implican procesamiento de abajo hacia arriba como de arriba hacia abajo, en los cuales el conocimiento previo sobre el mundo y nuestro propio estado cognitivo y emocional influyen en la percepción.

En pocas palabras, el cerebro construye modelos del entorno y del cuerpo, que utiliza para hacer hipótesis sobre la fuente de las sensaciones. La hipótesis más plausible se convierte en la percepción de la realidad externa. Por supuesto, la predicción podría ser exacta o errónea, y es el trabajo del cerebro corregir cualquier error. Pero algunos modelos no pueden ser cambiados: por ejemplo, los de nuestros órganos internos. Nuestro cuerpo necesita permanecer en un rango de temperatura estrecho alrededor de 37° C, por lo que el procesamiento predictivo logra tal control al predecir que, por ejemplo, las sensaciones en nuestra piel deben estar en línea con la temperatura corporal normal. Cuando las sensaciones se desvían, el cerebro no cambia su modelo interno, sino que nos obliga a movernos hacia el calor o el frío, de modo que las predicciones se alineen con el estado fisiológico requerido.

Podemos especular, y parafraseando al querido Méndez, si es posible según esta teoría una precognición de la sociedad. El cerebro, en su mecanismo externo, busca desentrañar los valores, la justicia, la solidaridad, encaminando el individuo o la comunidad de individuos hacia su modelo interno.










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.