Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Salud

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Un antiácido natural, el bicarbonato de sodio

Un antiácido natural, el bicarbonato de sodio

Si usted experimenta síntomas como un sabor amargo en la boca, ardor en el pecho, sensación de nauseas, que perturban el sueño al menos dos o tres veces por semana, podría padecer de enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

El reflujo ácido o acidez estomacal ocurre cuando pequeñas porciones del ácido del estómago fluyen de nuevo al esófago e irritan el revestimiento de su tejido. Si no se trata, la ERGE puede causar úlceras y daños permanentes en el tubo digestivo. También aumenta el riesgo de padecer cáncer de esófago.

El bicarbonato de sodio se puede utilizar como un antiácido para contrarrestar la acidez estomacal causada por el reflujo. Este polvo blanco fino que muchas veces es utilizado como ingrediente gastronómico, en la fabricación de productos de higiene dental o agente de limpieza natural, también se utiliza en ciertas situaciones médicas: para regular el pH natural del cuerpo, crear una barrera protectora contra las infecciones urinarias, incrementar el rendimiento físico y ayudar a controlar los índices de colesterol en la sangre.

Es importante destacar que, antes de la ingesta de cualquier medicamento, se debe consultar al médico, en especial, cuando lo síntomas son severos y recurrentes. Sin embargo, especialistas de medicina alopática recomiendan de manera temporal una dosis de ½ cucharadita mezclada en un vaso de agua (200 ml) después de cada comida principal, hasta que desaparezcan los síntomas.

Adicional a este u otros tratamientos convencionales contra la acidez estomacal, los especialistas recomiendan también mantenerse dentro de un rango de peso saludable, evitar el consumo excesivo de alimentos o bebidas muy ácidas (alcohol, chocolates, frituras, ajo, cebolla, grasas), no comer demasiado rápido o acostado, dejar de fumar, usar almohadas antireflujo, hacer ejercicios y esperar por lo menos dos horas antes de acostarse luego de comer.

Con información de Medical Press / mejorconsalud.com










Navega por nuestra web