Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Salud

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Tratamiento de invasión mínima para la fascitis plantar

Tratamiento de invasión mínima para la fascitis plantar

ESTIMADA MAYO CLINIC: ¿Es verdad que la fascitis plantar, a veces, puede tratarse con energía ultrasónica? ¿Cómo funciona eso?

RESPUESTA: Sí, el tratamiento al que usted se refiere es conocido como fasciotomía percutánea por ultrasonido y emplea tecnología ultrasónica para tratar la fascitis plantar y otros problemas de los tejidos blandos. El tratamiento muestra resultados esperanzadores en los pacientes en quienes las técnicas normales no logran aliviar la fascitis plantar constante.

La fascitis plantar es un problema común de los pies que abarca a las fibras tisulares gruesas (fascia plantar) que conectan al hueso del talón con los dedos. El propósito de la fascia plantar es sostener el arco del pie y actuar como amortiguador para caminar, correr, saltar o usar los pies de cualquier otra manera. Cuando la tensión ejercida sobre la fascia es demasiada, en los tejidos pueden aparecer pequeños desgarres capaces de conducir a inflamación y dolor. En algunos casos, esos minúsculos desgarres no sanan bien y derivan en cambios degenerativos, fibrosis y aparición de vasos sanguíneos anormales en los tejidos.

Existen muchas causas posibles para la fascitis plantar, entre ellas, ciertos tipos de ejercicios que tensionan mucho los pies, como trotar. El exceso de peso también puede contribuir a la fascitis plantar, sobre todo en las personas gordas que llevan una vida sedentaria y luego empiezan con un programa de ejercicios. Además, los zapatos de suela fina, flojos, de tacón alto y aquellos que no brindan suficiente apoyo al arco ni amortiguamiento, pueden aumentar la tensión sobre la fascia plantar y llevar a la fascitis plantar. La edad también es otro factor, porque a medida que uno envejece, los tendones y la fascia pierden un poco de su flexibilidad y su capacidad de amortiguamiento.

A fin de tratar bien la fascitis plantar, es preciso aliviar esa tensión adicional ejercida sobre la fascia plantar para que los desgarres sanen. En la mayoría de las personas, recurrir a la fisioterapia y a un equipo especial que brinde más apoyo al pie logra tratar con éxito esos pequeños desgarres; también se puede considerar la cortisona u otra inyección.

Sin embargo, para algunas personas eso no es suficiente, y encontrar una solución al dolor crónico y a la pérdida de la funcionalidad debido a la fascitis plantar puede ser frustrante. Una alternativa es la cirugía abierta para extraer el tejido dañado, pero la recuperación suele ser prolongada y es común que el dolor reaparezca.

Afortunadamente, existe un tratamiento de invasión mínima para los pacientes con fascitis plantar que no encuentran ningún otro alivio. La fasciotomía percutánea por ultrasonido emplea el sistema Tenex Health TX para extraer el tejido (desbridamiento) y en su desarrollo participaron médicos de Mayo Clinic. El procedimiento, que puede realizarse en el consultorio médico, también sirve para los codos, los hombros y otros lugares donde puede desarrollarse tendinopatía (irritación de los tendones).

Así es como funciona: antes del procedimiento, se hacen exámenes por imágenes, como un ultrasonido o una resonancia magnética, para determinar la ubicación y la extensión del tejido degenerado. Una vez que el médico especialmente capacitado obtiene un cuadro claro de la situación, entumece la piel de la zona y hace una pequeña incisión, apenas suficiente para introducir una sonda tipo aguja.

En ese momento y bajo la guía del ultrasonido, el médico introduce la sonda en la abertura. La punta oscilatoria de la sonda emite energía ultrasónica para descomponer el tejido dañado que se encuentra directamente delante de ella. Al mismo tiempo, un sistema incorporado de entrada y salida de líquido simultáneamente irriga y succiona el tejido descompuesto o emulsionado. Una vez despejado todo el tejido degenerado, se extrae la sonda y se cierra la incisión con cinta adhesiva y una venda compresiva. Todo el procedimiento lleva tan solo unos minutos y las complicaciones son pocas.

Después del procedimiento, los pacientes necesitan reposo durante varios días y tal vez muletas o una bota ortopédica para aliviar la presión sobre el pie. Por lo general, pueden retomar su rutina habitual en cuestión de una semana o 10 días, aunque reanudar las actividades que propiciaron la fascitis plantar quizás lleve varios meses. La mejoría continúa, a medida que el tejido se recupera, y para algunos es provechoso recibir más fisioterapia.

Este procedimiento tal vez no sea adecuado para los pacientes con un desgarre completo de la fascia, aunque quienes tienen fascitis plantar que no respondió al tratamiento inicial deben hablar con el médico acerca de las alternativas para el tratamiento, incluida la fasciotomía por ultrasonido.

Dr. Jay Smith, Medicina Física y Rehabilitación de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota .