Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Nutrición

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
En promedio, las mujeres necesitan beber 2.2 litros al día, y los hombres 3.0 litros.
Todas las bebidas hidratan

Todas las bebidas hidratan

La moda de beber grandes cantidades de agua al día se ha fundamentado en las bondades que tiene para la salud. Sin embargo, lejos de lo que muchas personas piensan, el preciado líquido no es la única bebida que puede suministrar al organismo la hidratación necesaria.

El endocrinólogo Virgilio Bosch detalló que una persona común y corriente que hace un trabajo sedentario pierde un litro y medio de agua por la orina, otro litro más por respiración y una pequeña cantidad por las heces. En cambio una persona que realiza un ejercicio muy fuerte como un obrero de la construcción o alguien que trabaje en un horno, hay que añadirle la enorme pérdida de sudor, por lo que es necesario reemplazar estos líquidos.

Se debe que tener en consideración la cantidad de líquidos que se pierden para poder planear la porción a ingerir, y eso es bastante variable en cuanto a la persona, la edad, el peso, la talla, si es mujer u hombre, y si es de estilo de vida activa o sedentaria, sostuvo.

Los requerimientos de agua están determinados por el metabolismo del individuo, las condiciones ambientales y el grado de actividad, por lo cual son extremadamente variables, no sólo de un individuo a otro, sino que pueden variar para una misma persona día a día. Si se practican ejercicios, se habita en un lugar de clima cálido o se consume una dieta alta en sodio, es posible que ocurra una mayor pérdida de cantidad de líquido.

Se dice que de los 3.6 kilogramos que en promedio pesa un recién nacido, cerca de 2.7 kilogramos son agua. De ahí que se considere que 2/3 del cuerpo humano se compone de este líquido, por lo cual resulta esencial para la vida pues todos los procesos metabólicos ocurren en un medio acuoso. A juicio del doctor Maxime Buyckx, presidente del Comité de la Organización Ilsi Norteamérica de Hidratación -dedicada a temas científicos de nutrición- el consumo adecuado de bebidas influye positivamente en los cálculos en los riñones (urolitiasis), las infecciones en el tracto urinario, el cáncer colorectal y de vejiga, enfermedad dental, metabolismo de las proteínas y lípidos, afecciones gerontológicas y constipación.

El doctor Bosch explicó que se considera al mecanismo de la sed como un protector contra cualquier gran deficiencia, al mismo tiempo aclaró que este proceso es una indicación de que los líquidos del organismo se están concentrando mucho, luego "hay una parte del cerebro que inmediatamente detecta un 1% del aumento de la concentración de sales de los líquidos internos y dispara una sensación que es la sed y la gente toma agua hasta que desaparece esa necesidad". Adjudicó a este mecanismo la importancia de regular la normal hidratación, aunque si la persona no tiene acceso fácil a algún líquido se somete a una deshidratación que puede afectar su rendimiento y condiciones en el trabajo.

A juicio de Maxime Buyckx todas las bebidas hidratan en diferente medida según la cantidad de líquido que contengan por ejemplo el agua tiene un 100%, el café, té y las bebidas gaseosas dietéticas tienen 99% de agua, mientras las bebidas deportivas oscilan entre un 92 y 96%, y la leche, las gaseosas regulares y los jugos de frutas poseen un 85% de agua. En el rubro de los alimentos, aseguró que las frutas y vegetales son las que contienen mayor porcentaje de agua, por lo cual se insiste en su ingesta diaria.

En cuanto a los efectos de cafeína en la hidratación, Buyckx detalló que aunque esta sustancia es un diurético suave, los científicos ahora saben que el cuerpo se adapta rápidamente para compensar las carencias, por lo tanto, las bebidas cafeinadas pueden ser tan hidratantes como las descafeinadas. Por ejemplo, algunos estudios demuestran que es probable que la persona beba más y esté mejor hidratada si le gusta el sabor de los líquidos que consume, esto justifica en parte el surgimiento de aguas saborizadas para quienes no gustan ingerir el vital líquido.

El presidente del Comité de la Organización Ilsi Norteamérica de Hidratación explicó que al mantener un equilibrio del agua corporal entre lo que se consume y lo que se pierde se ve favorecida la resistencia física, la concentración, la piel y su apariencia, el nivel de competitividad y el bienestar general. Por su parte, la deshidratación podría reducir la resistencia, causar dolores de cabeza, aumentar la fatiga e impactar la salud.

Agregó que una forma de saber si la persona está bien hidratada es fijarse en el color de la orina y a medida que se torne más oscuro significa que la persona debe ingerir líquidos, aunque se debe tomar en cuenta que esta evaluación puede verse afectada por algunos medicamentos y suplementos vitamínicos que varían la tonalidad de la orina.


Ingesta adecuada de agua, IOM/DRI 2004:

Niños
1-3 años = 1.3 L (20 % del líquido total de las comidas)
4-8 años = 1.7 L


Adolescentes
9-13 años= 2.4 L hombres y 2.1 L mujeres
14-18 años= 3.3 L hombres y 2.3 L mujeres


Adultos
19-70+ años= 3.7 L hombres y 2.7 L mujeres









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.