Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Investigaciones

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Tatuajes al desnudo toda la verdad

Tatuajes al desnudo toda la verdad

ANTECEDENTES HISTORICOS:

La existencia de los tatuajes datan desde la antigüedad, en 1991 se encontró una momia neolítica en los Alpes austro-italianos con 57 tatuajes en la espalda. La palabra tatuaje posiblemente proviene del samoano -tátau-, que significa "marcar" o "golpear" dos veces ,los marineros que viajaban por el Pacífico encontraron a los samoanos y quedaron fascinados por sus impresiones en la piel y equivocadamente tradujeron la palabra -tátau- como tatuaje. En las antiguas Grecia y Roma lo utilizaban para señalar a los criminales, la Polinesia es la región del mundo que posee la tradición tatuadora más amplia, la usaban como ornamentación corporal, este hábito comenzaba a muy temprana edad y se prolongaba hasta que no quedase región del cuerpo virgen de los pigmentos. En Egipto era una práctica femenina, a la que se le conferían funciones protectoras y mágicas, en América del Norte, los indígenas lo utilizaban como parte del "ritual de paso", cuando una persona pasaba de la pubertad a la adultez con el fin de proteger su alma.

Aproximadamente en el siglo X a.C., el tatuaje llegó al Japón donde existía la costumbre de destinarlo para "marcar" a los delincuentes en ambos brazos con líneas gruesas entre codo y muñeca con el objetivo de hacer de las personas que desobedecían la ley individuos repudiables para toda su vida a raíz de llevar un signo de vergüenza consigo, debido a esto, los delincuentes comenzaron a tapárselos con otros tipos de diseños más mitológicos, es de ahí que inicia la famosa terminología "Yakuza". No obstante, en el año 1842 el emperador Mutsuhito decidió prohibir la práctica del tatuaje.

En 1846 nace en Nueva York el primer estudio de tatuaje. Fellows, Hildebrandt y O'Reilly, fueron los encargados de hacer de la práctica tatuadora una profesión. Durante la Alemania nazi se utilizó el tatuaje para marcar a los prisioneros de los campos de concentración.

Tipos de tatuajes: * Tatuajes naturales: Según George Orwell, los mineros que trabajaban el carbón presentaban marcas negras características debidas al polvo de carbón que penetraba en las heridas. De forma semejante, un tatuaje traumático se produce cuando una sustancia, como el asfalto, pólvora o amalgama de plata se introduce en una herida. Éstos son particularmente difíciles de eliminar debido a que tienden a profundizar por las diferentes capas de la piel.

* Tatuajes semipermanentes: También llamados "calcomanías", pueden ser borrados o simplemente desaparecen con el pasar del tiempo.

* Tatuajes carcelarios: Las partes preferidas del cuerpo para estos tatuajes son brazos y torso, los motivos religiosos predominan en presos por delitos de agresión personal y los motivos emocionales en los presos por delitos de robo.

¿RIESGOS DE TATUARSE?

No hay que ignorar que un tatuaje es una herida y por lo tanto susceptible a adquirir infecciones incluso si se toman las debidas precauciones. Algunos tipos de hepatitis suelen permanecer latentes sin mostrar sintomatología durante 20 años, pero el virus de la hepatitis C puede detectarse a los dos meses de haber sido infectado.

¿ESTIGMATIZACION SOCIAL?

Un tatuaje puede provocar muchas reacciones, que van desde la admiración, el gusto, la curiosidad... Hasta el asco, oposición o cualquier otra manifestación de rechazo; lo cierto es que, en la mayoría de casos, no pasa inadvertido. Generalmente las personas, perciben el tatuaje como un sinónimo de "vida ligera", bohemia, rebelde, incluso algunas lo relacionan al consumo de drogas, delincuencia y enfermedades contagiosas como la hepatitis C, por lo que para muchos jóvenes, estar visiblemente tatuados, se vuelve un impedimento a la hora de buscar un empleo, sobre todo si es en una empresa que necesita demostrar una imagen pulcra o profesional, aunque la persona que lo porte sea íntegra y muy capacitada.

The Vancouver Sun informa que entre el 80 y el 90% de las personas con tatuajes quieren eliminarlos en algún momento de su vida. La estigmatización social que aún se asocia a los tatuajes y los comentarios negativos del entorno más cercano, problemas a la hora de elegir vestuario según la ocasión y la compañía, así como la mala reputación que aún persigue a los tatuajes en la sociedad occidental, son algunas de las causas para eliminarlos según estudios publicados en "Archives of Dermatology".

Otras motivaciones que inducen a eliminar un tatuaje son: la vergüenza a la hora de mostrarlo, menor autoestima física, el comienzo de un nuevo trabajo o carrera profesional y percepción de estigmatización social.

Se constató también que el deseo de eliminar el tatuaje venía asociado, principalmente, a la voluntad de desvincularse del pasado, como consecuencia de la evolución y el cambio de personalidad que habían experimentado desde que tomaron la decisión de tatuarse. Las mujeres son el sexo más proclive a arrepentirse debido al rechazo social.

TATUAJES: ¿ACEPTADOS CON NORMALIDAD O UN ESTIGMA A LA HORA DE TRABAJAR ?

Los tatuajes también son una verdadera limitante para las empresas a la hora de conseguir un potencial empleado.

Muchas veces los jóvenes se encuentran entre grupos de amigos o conocidos donde a todos les gustan los tatuajes y no distinguen entre el grupo de amigos y la sociedad creyendo que es la sociedad la que percibe los tatuajes como algo artístico y divertido. Pero cuando llega el momento de salir de ese grupo, conseguir un empleo o atravesar la educación superior se dan cuenta que a pesar de sus excelentes capacidades, son mal vistos por personas que van a tener influencia en su futuro. Algunos jóvenes han llegado a quemarse la piel intentando borrarse tatuajes por el estigma social que estos acarrean en ámbitos universitarios, de negocios o laborales. A las empresas les atraen los candidatos que demuestren lo contrario al estigma que conllevan los tatuajes: sentido común, un estilo de vida ordenado y respeto por las reglas.

La mayoría de los empleadores entre dos empleados con los mismos conocimientos si tienen que elegir a uno tatuado y al otro sin tatuajes elegirán a quien no tenga tatuajes en partes visibles del cuerpo. Hay empresas que tienen políticas permisivas en torno a los tatuajes, pero otras por el tipo de negocio que realizan los rechazan.

¿COMO LAS EMPRESAS DETECTAN LOS TATUAJES DE UN POTENCIAL EMPLEADO ANTES DE SER CONTRATADO?

A través del examen médico ocupacional, el médico debe informar a la empresa si la persona posee tatuajes en zonas visibles o no. Los principales motivos por los cuales las empresas rechazan los tatuajes son hacia aquellos que deberán realizar tareas de atención al público, por cuestiones de convivencia entre los empleados y el rechazo general entre compañeros.

CUIDADO CON LOS TATUAJES DE HENNA:

Esto tatuajes se realizan en las playas, a este respecto la Academia Española de Dermatología (AEDV) alerta del peligro que conllevan muchas "hennas adulteradas", que pueden producir reacciones alérgicas en la piel y dermatitis de contacto, los riesgos no vienen por la henna en sí misma sino en las alteraciones que sufre para acortar su tiempo de secado y prolongar su duración, al añadírsele parafenilendiamina. Cuanto más parafenilendiamina tenga la henna adulterada más posibilidades habrá que surjan alergias y dermatitis de contacto.

ELIMINAR TATUAJES: UN PROCESO CARO, PROLONGADO Y QUE ADEMAS DEJA MARCA.

Al principio, la idea de tatuarse es divertida, intrépida, romántica o desafiante, pero en ese momento no se piensa que un tatuaje significa algo único y para toda la vida.

ARREPENTIDOS DEL TATUAJE:

La Sociedad Americana de Dermatología en Estados Unidos señala que 1 de cada 5 personas que se ha hecho un tatuaje se arrepiente de haber marcado su piel y querría quitárselo.

Los procedimientos convencionales de cirugía plástica como extirpaciones, estiramientos, cortes o injertos de piel aunque resultan asequibles, dejan señales visibles. El costo del Láser, único método que logra eliminar los dibujos cutáneos, es elevado porque en ocasiones es preciso combinar varios tipos de aparatos láser -erbio, rubí o Alejandrita- para adaptarse a diferentes profundidades y cubrir la mayor parte de la gama cromática, con el fin de atacar los pigmentos que componen los grabados, algunos de los cuales, como el rojo son más difíciles de difuminar.

TIEMPO: "VIA CRUCIS" DE VARIOS MESES Y SESIONES:

El proceso de eliminación con láser se puede prolongar durante meses, puesto que la energía que emite el rayo es absorbida por los colores, que se deben fragmentar en trozos minúsculos para que el organismo los asimile y elimine, de forma que el grabado vaya aclarándose gradualmente, aunque cabe el riesgo de que el paciente "no cicatrice bien" y quede una marca.

Al terminar las sesiones, entre 6 - 8, cada una de 15 min. de duración y separadas entre sí por 1 semana como mínimo para un tatuaje de tamaño medio, el láser deja una pequeña costra o inflamación que desaparece en pocos días y, en caso de que la zona quede sonrosada o presente quemaduras, recuperará un aspecto normal con el tiempo.

COVER-UP:

Mucha gente opta por el "cover-up" o "encubrimiento" a fin de camuflar el tatuaje con otro dibujo, tarea que precisa de elevadas dosis de destreza y creatividad, a la que recurren, por ejemplo, hombres que buscan disimular el nombre de una ex novia escrito junto a un corazón.

LOS CENTROS MEDICOS REGISTRAN UN AUMENTO DE DEMANDA PARA BORRAR LOS TATUAJES:

Cuando se tatuaron, pensaron que era para toda la vida... El nombre de "María" tatuado en un brazo, una telaraña en el cuello, un símbolo budista en la espalda... Pero después: "María" se acabó, por la telaraña un joven fue rechazado para un puesto de trabajo y por el símbolo budista una chica tuvo que parir sin anestesia, porque el tatuaje estaba precisamente en la zona en que se inyecta la anestesia epidural.

TATUAJES Y ANESTESIA EPIDURAL:

La anestesia epidural y punciones lumbares se contraindican cuando hay tatuajes en la columna. Quienes se tatúen la zona central de la espalda pueden tener problemas si en el futuro tienen que ponerse una epidural o someterse a una punción lumbar porque las agujas no pueden atravesar los pigmentos ante el riesgo de arrastrar partículas hacia el interior. Las personas con alteraciones en la coagulación o la cicatrización, con enfermedades infecciosas o con alergia al níquel, cobalto, cromo y cobre (principales componentes de los tintes) también deberían abstenerse de tatuarse la piel.

Otro problema que puede tener quien se decida hacer un tatuaje en verano (ya sea de henna o de tinta, si está muy reciente) es que tenga que pagar las sábanas del hotel si el tinte las mancha.

Borrarse un tatuaje es mucho más largo, caro y doloroso que hacérselo, esto es algo en que no se suele pensar, 52% de las solicitudes de eliminar un tatuaje se concentra en la franja de edad de 21 a 30 años y otro 31% en la de 31 a 40.

Las motivaciones para retirar los tatuajes son muy variadas y el perfil de las personas también. Existen casos como el de una joven que pidió que le borraran un demonio tatuado en el brazo porque el cura le dijo que no la casaba si no se lo quitaba, mientras otro joven pidió que le borraran un escudo del Barça, pero también se dan casos de "arrepentimientos inmediatos".

Ocasionalmente algunos jóvenes se tatúan sin que su familia lo sepa y después se encuentran con un ambiente hostil en casa o personas que se quieren borrar un tatuaje inmediatamente después de hacérselo al darse cuenta de que no les ha quedado como esperaban, y... "nadie les ha informado de lo que cuesta quitar un tatuaje"... De entrada, no es posible quitarlo justo después de hacerlo, ya que hay que esperar varios meses para que la tinta se "estabilice en la piel" antes de empezar a retirarla. Una vez iniciado el tratamiento, no basta con una única sesión para borrarlo, suelen ser necesarias de 6 a 10 sesiones que deben espaciarse a intervalos de entre dos y tres meses, por lo tanto, el tratamiento completo para borrar un tatuaje tiene una duración mínima de un año y puede prolongarse aún más.

Si una persona tiene prisa en eliminarlo, según el tipo de tatuaje que tenga, le pueden ofrecer un tratamiento más rápido, pero puede que no le quede igual de bien, el precio del tratamiento depende del número de sesiones.

TRATAMIENTO DOLOROSO:

El Láser no es lesivo para la piel, lo cual facilita que pueda recuperar una apariencia normal como si nunca hubiera estado tatuada, pero el impacto de los pulsos de láser que se utilizan para liberar la tinta del tatuaje provoca una sensación de dolor similar a los "latigazos de una goma elástica" y las sesiones duran entre 5 y 20 minutos, incluso hay gente a la que le cuesta aguantar esta sensación de dolor de manera prolongada por lo que generalmente se usa anestesia local.

RESULTADOS: Soportando el dolor, pagado el precio y esperado el año y medio, puede que no siempre quede bien. Depende de las tintas que se hayan utilizado en el tatuaje y de la técnica del tatuador. Dado que cada pigmento tiene una frecuencia de láser concreta que permite borrarlo, los tatuajes de una sola tinta suelen ser más fáciles de borrar que los que tienen combinaciones de colores, por ejemplo el color amarillo no se puede borrar bien con los láseres actuales. Y hay otros que engañan, ya que están hechos con varios pigmentos mezclados y hacen falta varios láseres para borrarlos. Por lo general los pacientes no saben qué pigmentos les inyectaron al hacerles un tatuaje y los médicos no pueden adivinarlo hasta que empiezan a borrarlo, por esta razón es difícil predecir el tiempo que hará falta para borrar un tatuaje hasta iniciar el tratamiento.

Si no estás plenamente seguro de tu decisión, no te marques la piel. Tampoco debería "tatuarse" nadie que venga alcoholizado o bajo el efecto de alguna sustancia.

¿SABIAS QUÉ?

* En EEUU el 36% de la población entre 18 y 25 años tienen al menos un tatuaje, el porcentaje crece hasta el 40% entre la población de 25 y 40 años y baja al 10% entre los estadounidenses de 41 y 64 años, según datos de la Asociación Médica Canadiense.

* Según el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas el 44% de las personas que se hicieron un tatuaje lo hizo para sentirse "diferente"; el 33% para sentirse "independiente" y el 28% para destacar alguna experiencia de sus vidas.

* La editorial Errata Nature publicó dos estudios de finales del siglo XIX sobre tatuajes de criminales y prostitutas escritos por los médicos Eugenio Lacassagne, Albert Le Blond y Arthur Lucas. El libro aborda, por ejemplo, cómo los tatuajes eran decisivos a la hora de identificar a los delincuentes para esa época y cómo además proporcionaban información valiosa sobre su personalidad y psicología.

* En Canadá según la Asociación Médica Canadiense cada vez más personas se tatúan en el cuerpo información médica esencial a la hora de ser atendidos de urgencia como diabético, hemofílico, celíaco o alérgico.

* El láser es el método más usado para borrar tatuajes, porque es muy efectivo, pero no el único. También la electrocoagulación, la criocirugía y la dermoabrasión.










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.