Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Nutrición

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Síndrome de intestino irritable y sensibilidad al gluten

Síndrome de intestino irritable y sensibilidad al gluten

La doctora María Vázquez Roque, gastroenteróloga de la Clínica Mayo de Jacksonville en Florida y profesora asistente en esta Institución, explica que el Síndrome de Intestino Irritable (SII) presenta diversas molestias y dolores gastrointestinales de forma recurrente.

Otra patología conocida es la Sensibilidad al gluten no celiaca o simplemente, Sensibilidad al Gluten (SG); es una intolerancia y/o alergia relacionadas con la toxicidad provocada por la ingesta de gluten, el cual es una sustancia que se encuentra en los granos de algunos cereales como el trigo y la avena.

Los síntomas de la SG son prácticamente iguales a los que presentan los pacientes con Síndrome de intestino irritable. Por eso, hacer un diagnóstico diferencial entre ambas patologías puede ser la solución para quienes están siendo tratados de manera errada.

"Para diagnosticar el SII, el paciente deber presentar dolor o molestias abdominales recurrentes, al menos 3 días por mes, durante 3 meses continuos. Estos síntomas van asociados con una mejoría producida con la defecación", agrega la gastroenteróloga.

Para la doctora, el comienzo del problema se evidencia por un cambio en la frecuencia y apariencia de las heces. A su vez, los hábitos intestinales fluctúan entre diarrea y estreñimiento.

En la población la incidencia es de un 15% aproximadamente, afectando más a mujeres que a hombres. Muestra una clara predilección por las mujeres (14-24% frente al 5-19 % en los varones).

Es un síndrome que surge más en edades tempranas, suele aparecer antes de los 35 años, disminuyendo su incidencia a partir de los 60 años.

Tratamiento

"Depende la severidad de los síntomas. En los casos leves, se recomienda modificación de la dieta y del estilo de vida. Si el trastorno se clasifica como moderado es conveniente agregar una terapia psicológica. Si las molestias son severas se puede añadir medicamentos antidepresivos y referir al paciente a una clínica del manejo del dolor", agrega María Vázquez.

Sea cual sea la severidad del problema, los afectados deben tener claro que es necesario seguir una terapia, mantener continuidad en los cuidados, tratar de desenvolverse con tranquilidad y educarse acerca de su afección, para comprender mejor lo que les ocurre.

Síntomas

Existen gastrointestinales y extra-intestinales. Los primeros incluyen: dolor abdominal, en un 77% de los casos, hinchazón 72%, estreñimiento y diarrea. A la vez, los afectados expresan sentir fatiga, confusión mental, dolor de cabeza, dolor muscular o articular, alergias en la piel, insensibilidad en piernas o brazos, depresión y anemia. Lamentablemente, no hay un marcador de diagnóstico adecuado para identificar a los sujetos sensibles al gluten y tampoco se conoce la historia natural de esta condición médica.

Entre los mecanismos involucrados están los trastornos de la evacuación rectal; factores que irritan el colon; una hiper-vigilancia del sistema nervioso central; factores genéticos como también psicosociales -estrés, ansiedad- y alteraciones en las sensaciones. Los trastornos de la evacuación rectal causan severas molestias a los pacientes, quienes presentan estreñimiento, esfuerzo, sensación de evacuación incompleta, distensión y dolor abdominal del lado izquierdo, que se alivian con la evacuación intestinal.

Para llegar al diagnóstico se requiere examinar al afectado, conocer su historia, practicarle una manometría anorrectal, la prueba de expulsión del balón y, en algunos casos, un proctograma de defecación.

Existen varios trastornos relacionados con la ingesta de gluten. La SG se presenta con los síntomas de la enfermedad celíaca, que es una patología autoinmune. La sensibilidad al gluten tampoco es una respuesta alérgica al mismo. Lo que ocurre es que los síntomas de ambas enfermedades son similares en sus características clínicas, frecuencia e intensidad. Esto lleva a que un buen porcentaje de afectados por SG reciban un diagnóstico de síndrome de intestino irritable. Al continuar con una dieta que contiene gluten, el problema nunca se soluciona.

Diferencias entre ambas

El SII es más frecuente en pacientes con otras patologías digestivas funcionales (sobre todo dispepsia -molestias inespecíficas de estómago- no ulcerosas), en mujeres con alteraciones ginecológicas (dismenorrea) y en pacientes con enfermedades psiquiátricas (bulimia, depresión, esquizofrenia), según El Mundo.es.

Los síntomas más comunes por alergia al gluten son vómitos, dolor abdominal, diarrea, sangrado digestivo, asma, tos, laringitis, rinitis, conjuntivitis, urticaria, edema o inflamación, dermatitis atópica, y reacciones de anafilaxia.

Si padeces alguno de estos síntomas, es recomendable que consumas: 1. Pan o galletas integrales con un poco de mantequilla.

2. Quesos untables descremados.

3. Jugo natural de frutas.

4. Caldos y sopas de vegetales o carne (de sobre no).

5. Pollo sin piel, pescado o carne hervidos o a la parrilla. No fritos.

6. Pastas, papas o arroz cocidos o al horno.

7. Verduras.

8. Frutas como: manzana, pera o cambur.

9. Huevo duro.

10. Manzana cocida con endulzante y compota.

11. Agua mineral sin gas.

12. Infusión de té o café con endulzante.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.