Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sociedad

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Rusia dará sepultura a los restos de Alexis y María Romanov

Rusia dará sepultura a los restos de Alexis y María Romanov

El gobierno ruso anunció este viernes su decisión de inhumar los restos de Alexis y María Romanov, hijos del último zar Nicolás II, preservados durante una década por los Archivos del Estado y cuya autenticidad fue establecida oficialmente. Esta resolución fue tomada por el primer ministro Dmitri Medvedev, respecto al zárevich y su hermana, asesinados por los bolcheviques en una cabaña en Siberia, durante la revolución, en 1918.

El ADN de la familia, tras casi un siglo de haber sido objeto de debate por parte de la comunidad científica, fue confirmado por la fiscalía en 2008. Las osamentas fueron encontradas un año antes en la región de Ekaterinburgo (Ural). Si bien se hallaron nueve cuerpos en 1979 en el bosque de Koptiaki, haciendo resurgir las especulaciones acerca de la posible fuga de Anastasia, los expertos soviéticos concluyeron que faltaban dos cadáveres, el de Alexis y el de la Gran Duquesa Anastasia. No fue sino hasta 2007 que se descubrieron unos fragmentos de cuerpos que mostraban signos de muerte violenta.

Según reseñó el portal web noticias.yahoo.com, Serguei Mironenko, director de los Archivos del Estado, declaró para la agencia oficial TASS que las osamentas siguen sin sepultura desde 2007 y hay que proceder a inhumarlas. La fiscalía y el comité de investigación afirman que se trata, sin ningún género de dudas, de los restos de la familia imperial rusa y que se puede probar su autenticidad sobre la base de documentos históricos.

Los demás Romanov fueron extraídos de una fosa común de Ekaterinburgo en 1991, oficialmente identificados en 1998 por el gobierno ruso e inhumados con gran pompa en San Petersburgo, antigua capital imperial.

La Revolución de Octubre

El 25 de octubre de 1917, según el calendario juliano, corresponde a la segunda fase de la Revolución Rusa. Los sucesos de este período ocurrieron debido a una serie de circunstancias desafortunadas.

La insistencia del gobierno por continuar la guerra, que resultaba muy impopular, agravó la crisis económica que se venía suscitando y ralentizó la aplicación de las profundas reformas que exigía la población. Esto derivó en que los bolcheviques contaran con gran popularidad, gracias al apoyo del gobierno provisional y a las campañas impulsadas por el Petrogrado, muy a pesar de la desilusión por la falta de medidas por parte del estado.

Ya por entonces, y tras la abdicación de Nicolás II, la familia imperial fue puesta bajo arresto domiciliario en el Palacio de Alejandro, en Tsárskoye Seló, pero la cercanía de las fuerzas bolcheviques obligó a que fueran trasladados a una cabaña en Tobolsk, Siberia. Una vez que el gobierno provisional se hizo con el control de la mayor parte de Rusia, los ubicaron en la casa Ipátiev, en Ekaterinburgo, donde vivieron hasta el día de su ejecución, pocos meses después.

Informe Yurovski

Un informe de los hechos remitidos por Yakóv Yurovski a sus superiores bolcheviques tras la ejecución, y encontrado en 1989 para ser reproducido posteriormente en un libro titulado El último zar, de Edward Radzinsky, describe con horror el asesinato de la familia real más rica y poderosa de la época.

Los Romanov, junto con sus sirvientes y un perro, fueron reunidos en el sótano de la casa Ipátiev con la excusa de que se les tomaría una fotografía. A la zarina Alejandra y a su hijo Alexis se les permitió sentarse en sillas, con la condición de que estuvieran vigilados por guardias. Pasados unos minutos, entraron en la habitación el comandante Yurovski y un grupo de soldados armados. Sin preámbulos, apuntó al zar y declaró que el pueblo ruso lo había sentenciado a muerte. El último zar de Rusia alcanzó a balbucear "¿qué?", y al tiempo que se giraba hacia su familia, Yurovski lo fulminó con un tiro en la cabeza.

Después de que Nicolás cayó muerto, siguió una masacre sin precedentes que es recordada con asombro incluso hoy, a casi un siglo de estos acontecimientos. La zarina y sus hijos fueron asesinadas con una nueva ráfaga de disparos. Sólo Demídova, una de las criadas de los zares, logró sobrevivir, aunque luego fue rematada a bayonetazos mientras intentaba protegerse con una almohada repleta de joyas y piedras preciosas que Alejandra había escondido con la esperanza de poder escapar de sus captores.

El Informe de Yurovski añadía que, una vez que el humo se disipó, pudieron comprobar que Anastasia y María se habían acurrucado en un rincón antes de ser alcanzadas por las balas. Sin embargo, otro guardia, Piotr Yermakov, le explicó a su mujer que Anastasia había sido ultimada a bayonetazos. Cuando llevaron los cuerpos fuera, una o más de una de las chicas empezaron a llorar, y fueron liquidadas con golpes en la cabeza. De ahí que surgiera la leyenda de la posible supervivencia de la Gran Duquesa, que fue descartada por la comunidad científica en 1991.

En la actualidad, el asesinato de la familia imperial se considera no sólo uno de los episodios más oscuros de la historia rusa, sino también una de las masacres más notorias del siglo XX, que sigue despertando enorme interés en la cultura popular.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.