Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Investigaciones

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
No más vacunas con agujas

No más vacunas con agujas

Científicos de la Universidad de Londres desarrollaron un nuevo tipo de vacuna diferente al de la aguja. Consiste en un método de vacunación a base de esporas de bacteria que podría ser utilizada como inmunización para la tuberculosis, influenza y para prevenir una superbacteria llamada Clostridium difficile.

Las esporas bacterianas forman parte del ciclo vital de algunas bacterias y tienen capacidad de dispersión y supervivencia en condiciones difíciles. Esto permitiría almacenarlas durante largos períodos y manipularlas genéticamente con facilidad, lo que constituye el gran secreto y éxito de este nuevo tipo de vacuna.

La investigación se centró en una bacteria llamada Bacillus subtilis que se encuentra de forma natural en el intestino. Según Simon Cutting y su equipo de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Londres esta bacteria ?tiene la capacidad de formar esporas que pueden durar millones de años antes de germinar bajo las condiciones ambientales adecuadas".

Con este nuevo avance no sólo decimos adiós a la incomodidad y el terror que siente un paciente frente a las agujas, sino que también la novedad de las vacunas en forma de spray nasal, por ejemplo, permite evitar enfermedades e infecciones que la aguja no previene, todo esto gracias a la conducción del antígeno por medio de las esporas. El profesor Cutting afirma: "Su ciclo de vida simple y su facilidad para utilizarlas las hace un sujeto ideal para el laboratorio". Las nuevas vacunas podrían ser suministradas por vía nasal, en forma de spray o en cápsulas.

Investigadores de la Universidad de Boston también han probado un nuevo método de vacunación que no requiere inyecciones. Una vacuna que se deposita en manopartículas de tamaño menor al de un poro humano sobre una película revestida de aluminio, ésta luego se pega a la piel como un parche de nicotina. Posteriormente, con una suerte de minipistola se aplica una descarga eléctrica para introducir las partículas en la piel y de ahí al resto del cuerpo. Esta última investigación la debemos a David Sherr, profesor de salud ambiental de la Universidad de Boston y al profesor de ingeniería Mark Horenstein. Sherr afirma que esta técnica "es más fácil para el médico y también para el paciente".









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.