Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Guía Infantil

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Leches vegetales no son buenas sustitutas de la leche de vaca para niños

Leches vegetales no son buenas sustitutas de la leche de vaca para niños

De acuerdo con la web especializada guiainfantil.com, las leches vegetales son preparados para beber elaborados a base de soja, frutos secos o cereales, procesados generalmente en agua, aunque a veces en aceite, y al que se añaden diferentes conservantes, edulcorantes o aditivos.

En realidad, estas bebidas poco tienen que ver con la leche excepto, quizás, el color. Esto lleva a muchos padres a preguntarse si pueden ofrecerlas a sus hijos como sustitutos de la leche de vaca.

La principal virtud de las leches vegetales es la calidad de sus grasas, insaturadas y más cardiosaludables. Alternarlas con leche de vaca ayuda a equilibrar las grasas de la dieta. Pero el inconveniente que presentan, si se comparan con la de vaca, es que resultan menos nutritivas: aportan menos calcio –aunque la mayor parte de las que encontrarás en el mercado están enriquecidas– y proteínas no tan completas.

En particular, la leche de almendras, salvo que esté fortificada con proteínas, apenas proporciona un gramo por taza, ya que, generalmente, una taza no incluye más que cuatro almendras, acompañadas de azúcares o edulcorantes. Si no está azucarada, proporciona menos calorías que la leche de vaca, y está libre de lactosa y colesterol, pero para proporcionar calcio y vitamina D estos deben añadirse artificialmente. Obviamente, los niños con alergia a los frutos secos o con antecedentes familiares de las mismas, deberán evitarla hasta comprobar su tolerancia.

Otras, como la de arroz y de coco, tienen en común exceso de grasas saturadas y carbohidratos complejos. Son, además, bajas en proteínas, calcio y vitaminas esenciales para el desarrollo de los niños. Pero la de soja es la que se consume de manera más extendida. Proporciona cantidades similares de proteína que la leche, y su contenido calórico se asemeja al de la leche desnatada.

La leche de soja no contiene ni lactosa, ni calcio, ni colesterol, pero proporciona vitaminas A, B12, D, potasio e isoflavonas. Suele estar contraindicada cuando existen alteraciones en la glándula tiroides, y algunos estudios han demostrado, sin embargo, posibles alteraciones en la fertilidad, sobre todo la masculina, por consumir altas cantidades de soja en cualquiera de sus variedades.

En general, la gran mayoría de estas bebidas contienen cantidades muy elevadas de azúcar , muy por encima del contenido en lactosa de la leche de vaca, y cantidades muy inferiores de proteína, vitaminas y minerales.

Con información de guiainfantil.com










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.