Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
La espiritualidad y sus efectos positivos en el liderazgo

La espiritualidad y sus efectos positivos en el liderazgo

Cuando hablo de espiritualidad no me estoy refiriendo a ninguna religión en particular, sino a una manera más profunda de ver la vida, de esa capacidad de tener fe, de poder conectarse con "algo" que sea más grande que uno mismo. Los líderes efectivos deben entender los valores y opiniones de los liderados; porque antes de hacer, tenemos que ser, no podemos ser mejores líderes de lo que somos como personas.

En el mundo corporativo, las empresas están invirtiendo tiempo y dinero tratando de que sus empleados trabajen en equipo, que sean tolerantes, respetuosos y pacientes; en otras palabras las empresas están buscando que su personal trabaje de forma espiritual incorporando más afecto en sus vidas y relaciones interpersonales.

Hay muchas explicaciones para este relativamente nuevo fenómeno de incluir la espiritualidad en las empresas, se puede implicar la comprensión de que no tenemos aún reuniones holográficas, asistentes robóticas y colegas avatares, somos seres humanos meramente físicos, intelectuales y emocionales, que también tenemos una dimensión espiritual innata.

Un líder con las competencias de la espiritualidad demuestra:
1. Autenticidad, una inteligencia emocional y una coherencia en el ser, el saber y el hacer.

2. Ser capaz de transmitir clara y congruentemente un mensaje, expresarse de forma nítida y sencilla, de forma que los demás puedan comprender que se les dice y que se espera de ellos.

3. Conocerse a sí mismo, capaz de reconocer sus debilidades para intentar paliarlas y potenciar sus puntos fuertes. No puede dirigir eficazmente a los demás si no ha aprendido a dirigirse y controlarse a sí mismo.

4. El líder debe ser (y parecer) una persona justa, tanto en la exigencia como en el reconocimiento y debe preocuparse porque su equipo así lo perciba.

5. No puede dar lugar a agravios comparativos, el líder debe reconocer los aciertos y fallos de sus colaboradores de manera objetiva, debe ser igual de exigente con todos y ecuánime en las recompensas.

6. No puede dar lugar a condicionantes personales, es decir tomar decisiones orientados en ruidos de pasillos o conversaciones informales, debe ser objetivo, asertivo, buscando siempre la verdad y el equilibrio del equipo.



"El liderazgo es lograr que las miradas apunten más alto, que la actuación de la gente alcance el estándar de su potencial y que la construcción de personalidades supere sus limitaciones personales"










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.