Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Investigaciones

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Inhalar cacao puede generar euforia como otros estupefacientes

Inhalar cacao puede generar euforia como otros estupefacientes

Primeramente hay que aclarar que no estamos induciendo a nadie a recurrir a ciertas técnicas, estrategias, ni tampoco a buscar sustancias que despierten o produzcan efectos alucinógenos, como tampoco de euforia en el organismo, por el contrario, publicamos estos reportajes de investigaciones y estudios que tras realizar experimentos demuestran ciertos efectos, en este caso, del chocolate cuando es inhalado o esnifado como ciertas sustancias como la cocaína.

Según un reportaje publicado por la BBC Mundo, un chocolatero de origen belga Dominique Persoone fabricó una máquina cuyo diseño permite aspirar chocolate, emulando la forma en la que comúnmente se aspiran ciertas drogas. "The Chocolate Line" fue lanzada en 2007 y hasta ahora se han vendido más de 25 mil unidades.

Al chocolatero Persoone se le atribuye el invento de esta intrigante moda que inició aspirando cacao puro, pero tras darse cuenta que no era lo suficientemente fuerte lo mezcló con ají, pero le produjo un inmenso dolor tras ser aspirado. Posteriormente creó una mezcla de menta, jengibre y cacao.

Los especialistas explican que al entrar en contacto con el cuerpo de quien lo consume, el polvo de cacao provoca una sobredosis de endorfinas en el sistema circulatorio que puede derivar en euforia. El cacao también contiene grandes cantidades de magnesio, lo que puede relajar los músculos de quien lo aspira.

Por supuesto, la gran interrogante es ¿aspirar el polvo del cacao es peligroso?

Según los expertos, estos efectos aún no han sido estudiados, pero hay quienes creen que aspirar el chocolate puede tener graves consecuencias, por ejemplo, el efecto compulsivo que provoca la necesidad de esnifar cacao y cada vez en dosis mayores.

El cacao también viaja directamente por el terreno sanguíneo y llega al cerebro, por ende sus efectos desaparecen mucho más rápido y el consumidor se ve obligado o necesitado de aspirar más dosis en un periodo corto de tiempo.

Con información de ActitudFem / BBCMundo










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.