Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Hablar en público no debe ser una pesadilla

Hablar en público no debe ser una pesadilla

Llegó el día de exponer ese trabajo que tanto te ha costado elaborar. Sabes toda la información pero desearías que otra persona lo hiciera por ti. O peor, estás en el matrimonio de un familiar muy cercano y te dejaron el brindis y el miedo te nubla la creatividad. ¿Es posible tener una fórmula para hablar en público? Si bien la confianza en ti mismo es primordial, te presentamos una serie de consejos para que el hablar en público deje de ser una pesadilla.

1. La cabeza es importante... pero la ropa también. Sin ánimos de parecer superficial, debemos ser realistas. Una vestimenta adecuada nos proporciona algo más de seguridad. No se trata de usar un traje de gala sino el adecuado a la ocasión. Las personas que atienden a tu discurso deben ver a una persona segura en sí misma y que transmita una imagen de seriedad y confianza. Cómo lograras eso, si, por ejemplo, vas a exponer un trabajo frente a unos ejecutivos, vestido como para ir a una reunión con amigos.

2. Una cosa es estar informado y otra saturado. Cuando tenemos que explicar un trabajo que nos ha costado mucho sacrificio, por lo general, manejamos la información. Debemos repasarla, más no memorizarla por completo. Lo recomendable es organizar todo el cúmulo de conocimientos en puntos importantes.

3. Adecúate al momento sin cambiar tu forma de ser. Lo más probable es que tu público ya te conozca. Imagina la sorpresa de verte hablando como si fueras otra persona. Usar un lenguaje más refinado, en algunas ocasiones, no significa que vas a hablar con palabras muy rebuscadas.

4. Practica un poco, sólo un poco. Si tienes que hablar en público y sientes mucho miedo puedes practicar con tus amigos más cercanos o familiares. Pero hazlo con calma.

5. El público es igual a ti. Puede parecer una locura, más si se trata de tus superiores. Pero debes tener en mente que cada una de las personas que escuchará tu ponencia, también han pasado por eso y también han sentido miedo.

6. Relájate antes de comenzar. Una vez que llega el momento, lo mejor es practicar ciertos trucos: en privado puedes dar pequeños saltos, pisar muy fuerte, mover los brazos y manos de forma brusca, respira profundamente y exhala. Estas cosas ayudan a liberar la tensión.

Fuente: www.enplenitud.com









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.