Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Nutrición

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Germinando nuestros granos

Germinando nuestros granos

La razón por la que debemos germinarlos es porque así liberamos todos los nutrientes que están "encapsulados" en el interior de la semilla. Imagínenla como un cocoon o quiste que se mantiene en estado latente bajo ciertas condiciones y que así puede durar muchos años. Cuando la germinamos, la despertamos, simulando la acidez de la tierra (por esto el vinagre de las primeras 12 horas) liberan la saponina y ácido fítico, responsables de cierto amargor y de que no aprovechemos los nutrientes al máximo. Al soltar el pequeño brote ya están listas para su cocción y van a ser mucho mejor toleradas por nuestro sistema digestivo. También necesitarán menor tiempo de cocción y menos proporción de agua.

Los cereales e incluso semillas como almendras y nueces también deben "avivarse" aunque algunas nunca germinarán.

¿Cómo lo hacemos?
1) Lavarlos y colocar en agua mineral o bien filtrada que los cubra por completo con un chorrito de vinagre y dejar 12 horas a temperatura ambiente (20 a 23 grados centígrados) y sin luz directa.

2) Cambiar el agua cada 12 horas y en el caso de la quinoa, amaranto, arroz, no hay problema en que estén sumergidos. A las 24 o 48 horas ya soltaron el brote.

3) En el caso de los granos y el trigo, debemos colocarlos en bandejas planas para que así estén todos al mismo nivel y entonces colocar suficiente agua como para que mitad de la semilla solamente esté en contacto con el agua, ya que si no se pueden dañar o fermentar y habría que botarlas. Igualmente cambiar el agua cada 12 horas con regado y desecho del agua excesiva.

4) Si queremos comer los brotes crudos, entonces debemos seguir realizando el proceso por varios días hasta que ya los tallos alcancen 4 cm, en la mayoría de los casos.

El truco es que todas las noches dejo algo remojando (avena impelable, quinoa o arroz integral y algún grano) y cambiando el agua hasta que me provoque cocinarlo.

La avena se guarda en la nevera con su agua y no se le coloca vinagre. Las almendras luego de las 12 horas se secan bien y se guardan en nevera para consumirlas los 3 días siguientes crudas o tostaditas.










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.