Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sociedad

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
El problema de la adicción a la ludopatía

El problema de la adicción a la ludopatía

La Rae define como adicción ?el habito de quien se deja dominar por el uso de algo?, sin embargo para muchas personas hablar de adicción significa hablar de sustancias como alcohol o drogas, sin saber que existen otro tipo de adicciones.

El doctor Mark Griffiths experto en adicciones de la Universidad de Nottingham Trent asegura para la BBC ?Durante los últimos 25 años he estado estudiando los juegos de azar y creo apasionadamente que estos juegos en su forma más extrema son tan adictivos como cualquier droga.

?El costo social y de salud de los problemas de juego es enorme y tiene muchas cosas en común con las adicciones más tradicionales como cambios en el estado de ánimo, problemas de relación, absentismo laboral, violencia doméstica y bancarrota. Los efectos en la salud, para los jugadores y sus parejas, incluyen ansiedad y depresión, insomnio, trastornos intestinales, migraña, problemas vinculados al estrés, malestares estomacales y pensamientos suicidas?. Asegura el especialista para la BBC.

La investigación sobre jugadores patológicos muestra que estas personas, cuando se ven sometidas a abstinencia de juego, presentan al menos un efecto secundario físico, que puede ser insomnio, dolor de cabeza, pérdida de apetito, debilidad física, palpitaciones, dolor muscular, dificultad para respirar y escalofrío.

Ahora bien, ¿cuándo se convierte en adicción el entusiasmo excesivo por una actividad? la diferencia fundamental entre un entusiasmo excesivo y una adicción es que el entusiasmo sano enriquece la vida, pero las adicciones la empobrece.

Para el doctor Mark Griffiths muchas personas que se comprometen excesivamente en actividades pero no son calificadas como adictas porque no parecen experimentar ningún efecto perjudicial por llevar a cabo esa conducta. Para que cualquier conducta pueda ser definida como adictiva, tiene que haber consecuencias específicas, como el que ésta se vuelva la actividad más importante en la vida de la persona o la única forma con la que puede mejorar su estado de ánimo.

Una conducta adictiva se desarrolla por una combinación de la predisposición biológica/genética de la persona, el ambiente social en el que se desenvuelve, su constitución psicológica -como factores de personalidad, actitudes, expectativas y creencias- y la propia actividad, afirman los especialistas.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.