Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Investigaciones

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
El fumador pasivo afronta riesgos

El fumador pasivo afronta riesgos

La decisión de fumar o no en algunas ocasiones no está en cada persona, porque si bien no practica esta actividad que se puede considerar un vicio, tampoco puede eludir respirar el aire contaminado con el humo que se desprende del cigarrillo. Aunque sea cuesta arriba convencer a un fumador de los daños que ocasiona a su salud, se suele pasar por alto cómo afecta también a quienes lo rodean.

Estos individuos son llamados fumadores pasivos, por ser aquellos que no fuman, pero que están obligados a respirar un aire cargado de humo de tabaco, en espacios cerrados, como oficinas, lugares públicos o en casa. El neumonólogo e internista, José Silva, aseguró que quienes resultan más perjudicados por el humo del cigarrillo son los hijos de madres que fuman, por la inmadurez de su sistema respiratorio y por la imposibilidad de abandonar el lugar en donde conviven con su figura materna. Sin embargo los trabajadores de las empresas B, como bingos, bares y billares, también son expuestos a altísimas concentraciones de humo de segunda mano.

El humo de tabaco ambiental -detalló- está constituido por un 80% del humo que sale de la punta del cigarrillo y de un 20% del que emana del interior del fumador.

Se considera que el primero contiene mayor cantidad de tóxicos por lo que algunos señalan que el fumador pasivo daña más su salud que quien practica este hábito. De ahí que se ha estimado que trabajar 8 horas con un fumador equivale a fumarse 5 cigarrillos al día, según mencionó Silva.


Fumar de mano ajena

Dentro de los efectos de la exposición al humo secundario, el neumonólogo detalló que está claramente demostrada la propensión a cáncer de pulmón, cardiopatía isquémica y asma, además de males menores como ardor ocular y nasal, dolores de cabeza, mareos, náuseas y se sospecha que disminuyen la función pulmonar.

El humo secundario no está filtrado, debido a lo cual los niveles de sustancias cancerígenas son mayores que las del humo inhalado directamente por el fumador activo.

Por estas razones se ha clasificado a este humo inhalado por no fumadores como agente cancerígeno tipo A, es decir, que produce cáncer en seres humanos sin lugar a ninguna duda.

Mientras en el caso de una mujer embarazada expuesta a este humo puede generar en su hijo bajo peso al nacer, más riesgo de asma, otitis media y neumonía. Según una investigación, se demostró que después de que una persona no fumadora pasa media hora en una sala donde hay humo de tabaco, sus depósitos de antioxidantes (incluida la vitamina C) descienden al mínimo, a lo cual Silva agregó que además aumenta la adhesividad plaquetaria promoviendo trombosis.


Por el bien común

En cuanto a las acciones que pueden emprender los fumadores pasivos para paliar estos daños mencionó el hecho de organizarse para exigir sus derechos y luchar por legislaciones que restrinjan al 100% los ambientes contaminados con humo de tabaco. "Esto puede sonar muy duro pero nadie tiene derecho a ensuciar el agua que otros beben ni el aire que otros respiran", enfatizó.

A los familiares de personas fumadoras recomendó tratar de la manera más persuasiva posible convencerlos de tratar su dependencia al tabaco. "Puede ser muy difícil porque ésta, como todas las otras drogodependencias, tiene un alto grado de recaídas y muchas veces son acompañadas por una negación de la condición (yo lo dejo cuando quiero)".

Cuando resulta imposible que el fumador tenga apertura a estos consejos, se le puede solicitar que restrinja su consumo a las áreas más ventiladas de la vivienda. "Hasta ahora no hay alimento o suplemento que anule el efecto de estos tóxicos y hay que ser muy cuidadoso con esto ya que se ha demostrado que los Betacarotenos aumentan el riesgo de cáncer de pulmón en fumadores", mencionó.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.