Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Nutrición

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Cuidado, algunos alimentos no son tan sanos como parecen

Cuidado, algunos alimentos no son tan sanos como parecen

La alimentación es un tema que para cualquier ser humano es importante, más aún porque se ha puesto de moda en las últimas décadas. Comer adecuadamente y lo necesarios nos dará los nutrientes que requerimos para estar en excelente condición física y mental para desarrollar de buena manera nuestras actividades del día a día.

Si lo que quieres es aprender a comer correcta y sanamente, no hay nada mejor que ponerse en las manos de un buen nutriólogo para que sea él quien determine los elementos que integrarán la dieta a seguir.

Sin embargo, expertos señalan que algunos alimentos no son tan saludables como parecen, acá algunos de ellos.

1. Aceites vegetales: Como lo dice su nombre, este tipo de grasas naturales se extraen de diferentes plantas y semillas, tales como el girasol, el maíz, la soya, entre muchos otros. A diferencia de las grasas animales, se cree que estos aceites, por su consistencia líquida, son saludables.

Lo cierto es que existen muchos tipos de estos aceites, los cuales poseen diferentes propiedades, por lo que entonces hay unos mucho más sanos que otros. No hay que olvidar que éstos también poseen tres tipos de ácidos grasos: saturados, monoinsaturados y poliinsaturados, así que será mejor no abusar de ellos.

2. Pasta: La pasta común y corriente que compramos en los supermercados está hecha a base de una mezcla de harina, agua, huevos y una pizca de sal. Este alimento aporta aproximadamente unas 370 kilocalorías por cada 100 gramos, siempre y cuando se coma hervida, sin condimentos. Principalmente, la pasta aporta al organismo hidratos de carbono, nada de minerales, ni fibras. Si la cocinamos con salsas y grasas, lo único que ingerimos es chatarra, lo cual se verá reflejado al momento de subir a la báscula. 3. Pan de molde: Este tipo de pan está hecho a base de harina de trigo, la cual ha sido procesada con anterioridad, mezclada con harina, un poco de sal y huevos. En las últimas décadas ha tenido gran aceptación debido a que es un producto muy rendidor y el cual puede durar en casa varios días, sin necesidad de consumirlo. Sin embargo, el pan blanco en realidad es mucho menos nutritivo que el pan que se venden en la panadería. Debido a que el trigo no se encuentra en estado puro, no hay aporte de vitaminas, ni fibras, y al ser fácil de digerir, puede haber en el organismo descompensaciones de azúcar e insulina.

4. Sopa de sobre: Por cuestiones de tiempos, muchas personas optan por comprar este tipo de sopas que venden en los supermercados, las cuales suelen ser atractivas por sus combinaciones y sobre todo, por el tiempo que uno se ahorra al prepararlas. El problema está en que todos sus ingredientes están deshidratados y aunque no son muy altas en grasas, contienen pocas vitaminas y minerales, sus niveles de sodio son muy altos y el exceso de sal puede provocar diversos daños en nuestro sistema.

5. Salsa de tomate: Esta salsa de tomate es ideal para acompañar cierto tipo de alimentos, como papas fritas, hamburguesas, perros calientes, entre muchos otros; su uso es tan popular que no falta en ninguna alacena.

Aunque el ingrediente principal de la cátsup como ya dijimos es el jitomate, también está hecha con cebolla, hierbas, especias, vinagre y un alto contenido de azúcar. Aunque no se le considera un alimento dañino, por sus componentes, será mejor que las personas con gastritis se abstengan de consumirla, al igual que las personas diabéticas por los azúcares. Además, es un alimento altamente calórico, pues 100 gramos de esta salsa aporta 100 calorías.

6. Refrescos de dieta: Las personas que intentan seguir una alimentación balanceada, por lo general, sustituyen las bebidas muy azucaradas por refrescos de dieta, según porque éstos no contienen la misma cantidad de calorías que uno normal.

Diversos estudios han comprobado que este tipo de sodas tienen altos niveles de sodio, algo que la gente desconoce y por el simple hecho de pensar que son dietéticas, aumentan su ingesta, sin saber que en realidad provocarán, a la larga, un aumento de peso.

7. El Maní: Es considerado como fruto secos, un grupo de alimentos cuyo consumo es altamente recomendable, pues son muy energéticos, ricos en grasas naturales, proteínas, vitaminas, ácidos grasos y fibras.

El problema radica en que podemos encontrarlos en distintas presentaciones: fritos, con sal, picantes, entre muchas otras, ingredientes extras que eliminan todos sus beneficios. Lo que se recomienda es consumir algunos días de la semana un puñado de este fruto de forma natural.

8 Jugos: Un error que comete la mayoría de las personas, es ingerir jugos de frutas en lugar de refrescos para saciar la sed, pues al ser producto de algo natural creen que es más saludable.

Esto es un tremendo error, ya que al prepararlos, hay quienes agregan grandes cantidades de azúcar y los cuelan, por lo que no se consume la pulpa, el ingrediente que posee la fibra necesaria para poder bajar de peso. Aquí lo más recomendable es comer un buen plato de frutas y pensar beber un jugo ocasionalmente.

Ahora en base a esto, es importante que aprendas diferenciar cuales alimentos son más beneficiosos para tu dieta. recuerda siempre consultar con un nutricionista antes de realizar cualquier tipo de rutina alimenticia.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.