Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Se estima que 1 de cada 4 hombres consulta al médico por presentar las manifestaciones típicas de la mujer durante el periodo prenatal
Conozca los síntomas del embarazo en el hombre

Conozca los síntomas del embarazo en el hombre

Los cambios de humor, náuseas, vómitos, antojos, aumento de peso, cansancio, presión arterial baja, calambres en las piernas y dolores abdominales son las manifestaciones comunes que tiene una mujer embarazada.

Pero en medio de la labor mancomunada que significa ser padres, también se han evidenciado casos de parejas donde el hombre también experimenta esas sensaciones. A esta situación se le ha denominado Síndrome de Couvade, que proviene de la palabra francesa couver, que significa incubar o criar.

En cuanto a las posibles causas de este síndrome en el hombre, en el año 1994 un grupo de investigadores italianos de la Universidad de Pisa concluyó que Couvade parece “ser el equivalente psicosomático de los rituales primitivos de la iniciación en la paternidad. El 92% de los hombres está implicado emocionalmente con el embarazo”. Esta participación durante los nueve meses suele expresarse – según los estudiosos del síndrome – a través de cambios en los hábitos sexuales en el 88% de los casos, miedo y ansiedad en el 37% y curiosidad en el 48%. Sin embargo , otros estudios se refieren a una identificación con la mujer gestante, ya que en el hombre surgen sentimientos de celos, miedos a la llegada de un hijo, estrés por la responsabilidad de tener que convivir con una mujer que presenta cambios de carácter e incluso aversión por las relaciones sexuales durante el embarazo. Antojos y más...

En la mayoría de los hombres que experimentan este síndrome los síntomas son sutiles, como un poco de aumento de peso y dolores inexplicados. Éstos comienzan a aparecer generalmente en el tercer mes de gestación o en la fecha cercana al parto, y mimetizan las señales habituales de la mujer en estado. Se suele afirmar que esta condición es más común en los padres primerizos, aunque algunos hombres lo viven durante todos los embarazos.

Mientras existen otros casos en los cuales los padres no presentan ninguna manifestación en el embarazo de su primer hijo, pero sí en los siguientes. Ante estas expresiones que pueden considerarse absurdas por algunas personas, los especialistas recomiendan que las parejas conozcan sobre la existencia de un síndrome que afecta a algunos varones mientras sus parejas esperan al bebé, para que no se desesperen ni piensen que algo malo ocurre. Cuando se acepta esta situación, las manifestaciones suelen disminuir o desaparecer, y la angustia por una posible enfermedad se transforma en satisfacción por la posibilidad de compartir con su compañera la experiencia de ser padres.

Otro aspecto relacionado con los cambios que experimenta el hombre durante el embarazo de su pareja es un aumento en sus niveles de hormonas como estrógenos, prolactina – hormona que inicia y mantiene la lactancia –, mientras la testosterona que se asocia a la agresividad, competitividad y al deseo sexual tiende a bajar durante esta fase de futuro padre. Durante el embarazo y hasta después del alumbramiento, se incrementa en el varón la presencia de estradiol, la hormona que suscita en la mujer la expresión de los sentimientos maternales, y se reduce incluso la secreción de cortisol, la “hormona del estrés”.

Atención mutua

Si bien es cierto que la mujer encinta es quien más requiere de atención, no se puede olvidar a la pareja de la misma que también experimenta los cambios antes mencionados y la incertidumbre ante una nueva situación. Por ello es necesario que la gestante trate de involucrar lo más posible al padre de su hijo en la espera de nueve meses, con actividades como acudir juntos a las consultas médicas con el obstetra, realizar los ejercicios para la preparación del parto, dejar de fumar (en el caso de ser fumador), leer libros o revistas relacionados con el embarazo, salir a comprar junto con su pareja los preparativos para el futuro bebé. Para atender a los malestares se sugiere que los padres hagan ejercicios y que eviten las comidas grasosas y con mucha sal, de manera que logren acostumbrarse a un régimen de vida sano ante la llegada de un nuevo integrante de la familia. Si el hombre que presenta el Síndrome de Couvade experimenta algunos síntomas severos, es más fácil que el médico le pueda recetar una medicina, porque no tiene las restricciones de la mujer encinta.

También se afirma que este síndrome favorece a la madre, porque cuando el hombre vive las señales del embarazo, logra entender mejor lo que ella siente y de este modo la trata mejor









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.