Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Salud

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Científicos presentan investigaciones esperanzadoras contra enfermedad de Alzheimer

Científicos presentan investigaciones esperanzadoras contra enfermedad de Alzheimer

Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Flinders, en Australia, en combinación con colegas de Estados Unidos, ha abierto un futuro prometedor ante la posibilidad de una vacuna contra la enfermedad de Alzheimer.


En el marco de la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzhéimer, celebrada en Canadá, los expertos participantes dieron a conocer grandes revelaciones que han venido tratando de interpretar acerca de este tipo de demencia que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la causa de demencia más común y acapara entre un 60% y un 70% de los casos reportados a nivel mundial. Entre los avances presentados, destacó especialmente el resultado de un estudio llevado a cabo con una droga conocida como LMTX, que podría ayudar a frenar el deterioro cognitivo durante 18 meses, aunque sólo en algunos pacientes.

Si bien es cierto que la droga empleada no generó los resultados o expectativas que se esperaban, la investigación, realizada por neuropsiquiatras de la Universidad de Calgary, mostró que es posible encontrar una cura contra esta prolifera enfermedad mental. Los expertos trabajaron en el desarrollo de una prueba con 34 preguntas, con la finalidad de encontrar variaciones del estado de ánimo, así como de la personalidad, las cuales indicarían quiénes eran más propensos a desarrollar trastornos de la memoria. Así se podrían atacar los síntomas, antes de que la enfermedad evolucione hasta un estadio más agresivo.

Asimismo, un trabajo hecho por la prestigiosa Clínica Mayo halló que los signos de demencia en los hombres pueden pasar inadvertidos con mayor facilidad, gracias a un análisis de 1600 pacientes fallecidos, durante el cual se descubrió que padecían Alzheimer, aunque jamás fueron diagnosticados, debido a sus síntomas poco frecuentes.

Alzheimer, una enfermedad progresiva. El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, caracterizada por la pérdida de la memoria a corto plazo, lo que conlleva a una serie de síntomas conductuales que se van haciendo cada vez más progresivos con el paso del tiempo. La causa exacta de este tipo de demencia es desconocida, aunque investigaciones demuestran que ciertos cambios en las funciones del cerebro conducen al desarrollo de esta enfermedad.

Una persona es más propensa a padecer el mal de Alzheimer si ha alcanzado ya la vejez o los síntomas tempranos se presentan a una edad que está fuera del envejecimiento normal; si tiene un pariente consanguíneo cercano, como abuelos, hermanos o padres; por genes ligados al Alzheimer; por problemas cardiovasculares, debido al colesterol alto; o antecedentes de traumatismo craneoencefálico.

En su fase temprana, los síntomas aparecen primero antes de los 60 años. Este tipo es mucho menos común que el de aparición tardía. Tiende a empeorar rápidamente. La enfermedad de aparición temprana puede ser hereditaria. Se han identificado varios genes. Y en edades más avanzadas o en aparición tardía, se considera común la enfermedad. Se presenta en personas de 60 años en adelante. Puede ser hereditario, pero el papel de los genes es menos claro, explica la web Medline Plus.

Los síntomas incluyen dificultad en áreas de función mental, como el lenguaje, el comportamiento emocional o la personalidad, la memoria, la percepción y el pensamiento o el juicio. "El deterioro cognitivo leve (DCL) es la fase entre el olvido normal debido al envejecimiento y el desarrollo del mal de Alzheimer. Las personas con deterioro cognitivo leve tienen ligeros problemas con el pensamiento y la memoria que no interfieren con las actividades cotidianas. Con frecuencia, están conscientes del olvido. No todas las personas con deterioro cognitivo leve progresan a mal de Alzheimer", reseña la citada web.

Precisamente debido a la abrumadora realidad del cuadro sintomatológico, la rapidez con la cual empeora la enfermedad de Alzheimer puede variar de acuerdo a cada persona. Si se presenta rápidamente, es más probable que empeore de la misma manera. Con frecuencia, los pacientes con Alzheimer mueren antes de lo estimado por los especialistas, aunque el paciente puede vivir entre 3 y 20 años, a partir del diagnóstico. En su última fase, la enfermedad puede durar desde unos meses hasta varios años, tiempo durante el cual el paciente se torna totalmente inválido.

La realidad del cuidador. En una edición anterior explicamos que al Alzheimer se le llama también la enfermedad de dos pacientes, y es así, ya que el deterioro de quien pierde la memoria causa una dependencia total de su cuidador. Si lo ponemos en una balanza, un paciente olvida progresivamente y el otro no puede olvidar.

En muchas ocasiones, las distintas ramas médicas, y psicosociales que se dedican al estudio y ayuda de quienes padecen esta enfermedad, se abocan a la tarea de sobrellevar al paciente con Alzheimer y olvidan a su cuidador; es allí donde comienza una espiral en aumento que, generalmente, termina con un agotamiento, que se puede volver crónico, por parte de este segundo paciente, y quien está consciente todo el tiempo de la importancia de su papel.

Síntomas como insomnio, fatiga crónica, depresión, desinterés progresivo físico, mental y social de sí mismo, aunado muchas veces a una severa autocrítica, son característicos de un cuidador sobrecargado. En estos casos, es común que estos segundos pacientes tiendan a comenzar a ser medicados con ansiolíticos, así como a sufrir de hipertensión arterial y diversas enfermedades del corazón.

Lamentablemente, en muchos casos el cuidador o el otro paciente, no cuenta con ayuda, bien sea porque el resto de los familiares no aportan de sí o simplemente porque no hay más familia.

Existen muchas organizaciones dedicadas a dar información sobre los enfermos de Alzheimer y a brindar al cuidador una serie de herramientas que, en teoría, deberían ayudarle a facilitar su labor; sin embargo, aunque la misión de dichas organizaciones es loable, no llegan a globalizar el problema desde el punto de vista del otro paciente, en un aspecto integral.

Otros estudios: esperanza para pacientes y familia. Otro estudio, publicado por la revista Cognitive and Behavioral Neurology, sugiere, a su vez, que los pacientes con Alzheimer mantienen la memoria emotiva, aunque hayan perdido gran parte de sus recuerdos, debido a la enfermedad. La investigación ha arrojado, además, que, a pesar de que los pacientes no pueden acordarse de una reciente visita de un ser querido, esas acciones pueden tener un impacto en su salud psicoemocional.

"Es un mensaje muy claro. Sí quizá no recuerda que lo llevaste a comer su comida favorita o que lo llevaste a ver una película, pero ese momento de felicidad, ese sentimiento positivo, va a continuar estando ahí. Y más aún, si se le grita o pasa algo que le haga sentir triste, ese sentimiento va a permanecer durante mucho tiempo, lo que significa que es sumamente importante que dediquemos tiempo a tratar de promover emociones positivas y minimizar lo máximo posible las emociones negativas", explicó Edmarie Guzmán Vélez, directora de la investigación, según publicó el portal 20minutos.es.

El equipo de investigadores de la Universidad de Iowa estudió a 17 personas sanas y 17 con Alzheimer. Los expertos mostraron a ambos grupos fragmentos de películas tristes y alegres, que desataron emociones diversas, como risas y lágrimas. Cinco minutos después de ver los largometrajes, los investigadores entregaron a los participantes una prueba de memoria para saber si podían recordar lo que habían visto.

"Los pacientes con la enfermedad de Alzheimer retuvieron significativamente menos información sobre las películas. De hecho, cuatro eran incapaces de recordar cualquier información fáctica sobre las películas, y uno ni siquiera se acordaba de haber visto alguna película. Sin embargo, los pacientes fueron capaces de tener un sentimiento sostenido de alegría o tristeza hasta por un periodo de 30 minutos después de haber visto la película, más allá de la capacidad de su memoria para recordar qué es lo que le causó esa emoción", explica la web.

Por su parte, científicos que partieron de una tomografía pudieron asomarse al cerebro humano, detectando que el ovillo que produce la proteína tau marca mejor el declive cognitivo del paciente y el inicio de síntomas que el amiloide por sí solo.

Y una investigación realizada por científicos de la Universidad de Flinders, en Australia, en combinación con colegas de Estados Unidos, ha abierto un futuro prometedor ante la posibilidad de una vacuna contra esta enfermedad, publicó el portal nosotas.com. La inmunización iría dirigida específicamente contra las proteínas beta amiloide y las tau, que se concentran n el cerebro y son las principales responsables del Alzheimer. Según se ha progresado, esta vacuna no solo podría prevenir sino incluso revertir enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson y la enfermedad de Huntington, además del Alzheimer.

"Según se espera, está vacuna podría comenzar sus ensayos en humanos en tres años y podría administrarse a pacientes sanos de unos 50 años para evitar su aparición o cortar de raíz el avance ante sus primeros síntomas. Los resultados de este trabajo mancomunado han sido recientemente publicados en la revista especializada Scientific Reports".

Con esto, tanto pacientes con Alzheimer como cuidadores pueden tener una posibilidad de afrontar la enfermedad. El camino que han abierto expertos y científicos de diversas partes del mundo, abocados a la tarea de entender este mal, podría marcar el pronto inicio de un proceso que conlleve a que el Alzheimer sea una enfermedad con buenos pronósticos.