Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Salud

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
CGM, una nueva tecnología para monitorear niveles de azúcar en diabéticos

CGM, una nueva tecnología para monitorear niveles de azúcar en diabéticos

Según informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2014 8,5% de los adultos (18 años o mayores) tenía diabetes. En 2012 fallecieron 1,5 millones de personas como consecuencia directa de la diabetes, y los niveles altos de glucemia fueron la causa de otros 2,2 millones de muertes. Las proyecciones de esta misma organización señalan que para el 2030 será la séptima causa de mortalidad en el mundo.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina (hormona que regula el azúcar en la sangre) o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. Uno de las formas en que se presenta esta enfermedad es la diabetes tipo 1 (también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia), que requiere la administración diaria de esta hormona en el afectado (a veces hasta cinco aplicaciones al día). Este proceso requiere de mucha habilidad, debido a que el déficit o exceso acarrea problemas que pueden ser letales.

Dos estudios realizados por el Hospital de Uddevalla, en Suecia, y el Centro Jaeb de Investigación en Salud, de Tampa, Florida, han determinado que el uso de un monitor continuo de la glucosa (CGM, por sus siglas en inglés) ayuda a las personas que padecen diabetes tipo I a gestionar diariamente los niveles de azúcar en la sangre de manera más certera.

El dispositivo mide y reporta de forma constante los niveles de azúcar en la sangre de una persona. Lo hace a través de un delgado cable sensor que se inserta debajo de la piel, un transmisor que se usa encima de la piel, y un receptor (o smartphone) que recoge la información. Cuando los niveles de azúcar en la sangre se salen del rango (demasiado altos o demasiado bajos), el receptor del CGM envía una alarma, alertando a la persona con diabetes (o a uno de los padres de un bebé o un niño con diabetes) del problema.

Ambos estudios usaron el Dexcom G4 CGM, y fueron financiados por el fabricante, Dexcom Inc. Todos los participantes usaban inyecciones de insulina para gestionar su diabetes tipo 1.

El primer estudio incluyó a 161 personas con diabetes tipo 1 en 15 clínicas de Suecia. Su edad promedio era de 44 años. Se asignó aleatoriamente a los pacientes a uno de dos grupos. El primer grupo tuvo el CGM durante 26 semanas, y luego terapia convencional durante 26 semanas más, con un período sin monitorización de 17 semanas de por medio. El otro grupo hizo lo contrario y comenzó con la terapia convencional. La terapia convencional es la automonitorización de los niveles de azúcar en la sangre.

El segundo estudio fue dirigido por el Dr. Roy Beck, director ejecutivo del Centro Jaeb de Investigación en Salud, e incluyó a 158 pacientes. Su edad promedio era de 48 años. Fueron tratados en 24 consultorios de endocrinología a lo largo del país.

Las causas de la diabetes de tipo 1 aún se desconocen. Sus síntomas consisten, entre otros, en excreción excesiva de orina (poliuria), sed (polidipsia), hambre constante (polifagia), pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio. Estos síntomas pueden aparecer de forma súbita. Se puede tratar la diabetes y evitar o retrasar sus consecuencias con dieta, actividad física, medicación y exámenes periódicos para detectar y tratar sus complicaciones.

Con información de www.medlineplus.com / Organización Mundial de la Salud