Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Salud

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Cómo protegerse contra los efectos del gas lacrimógeno

Cómo protegerse contra los efectos del gas lacrimógeno

El calificativo de «gas lacrimógeno» es un término general para cualquier compuesto químico que se utilice para incapacitar temporalmente mediante la irritación de los ojos y/o del sistema respiratorio con incapacitación sensorial, que desaparece poco tiempo tras cesar la exposición. Cualquier compuesto químico que produzca estos efectos se puede llamar lacrimógeno, pero «gas lacrimógeno» implica un producto químico escogido por su baja toxicidad y por no ser letal.

A nivel ocular, el gas lacrimógeno puede tener efectos graves entre los que se destacan las iridociclitis, queratoconjuntivitis, edema del estroma e incluso daño permanente de la córnea con concentraciones mayores de 4%. El daño pulmonar se presenta después del uso de granadas de gas en espacios reducidos y la lesión pulmonar puede no ser aparente inmediatamente, pudiendo demorar los síntomas varios días en aparecer. Puede llegar a presentarse un edema pulmonar y broncoespasmo luego de la exposición prolongada, e incluso la muerte, observándose en la autopsia pulmones acentuadamente edematosos y hemorragias intraalveolares.

Como efectos directos ante la exposición al agente lacrimógeno, luego de la inhalación se presenta irritación de la nariz, la garganta y el tracto respiratorio superior y de la piel luego del contacto directo. En los ojos, por su parte, el contacto directo a bajas concentraciones causa irritación intensa de los ojos y lagrimeo abundante.

La irritación ocular y del tracto respiratorio es inmediata y acentuada a concentraciones de hostigamiento de 4 mg/m3. La recuperación es generalmente completa luego de 30 minutos de haber cesado la exposición, pero algunos signos pueden persistir por más tiempo. Los tiempos aproximados de recuperación luego de la exposición al gas son: agudeza visual (unos pocos minutos), incomodidad torácica (5 minutos), tos y dificultad respiratoria (10 minutos), lagrimeo (hasta por 15 minutos), salivación (15 minutos), sensaciones cutáneas (15 minutos), inyección de la conjuntiva ocular y sensación subjetiva de irritación ocular (25-30 minutos) y eritema de los bordes palpebrales (1 hora).

Protección personal
Antes de que el gas se acerque, proteja su nariz y boca con un trapo empapado en agua o, mucho mejor, en vinagre.

En esta situación, es necesario mantener la calma, ya que al alarmarse inhala más aire y podría inhalar mayor cantidad de gas.

Evite que el gas alcance los ojos, ciérrelos y échese al suelo. El gas se disipa hacia arriba.

Con información de holadoctor.com
-->









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.